Juicio de general de EEUU acusado de acoso

Un jurado de cinco mayores generales quedó formado el miércoles en un proceso marcial de un general del ejército que es al parecer el mando de mayor rango acusado de agresión sexual.

Empero, el juicio transcurrirá con persistentes interrogantes sobre la credibilidad de la parte acusadora y sin el fiscal que encabezó el caso durante casi dos años.

El fiscal, el teniente coronel William Helixon, pidió que los cargos más graves contra el brigadier general Jeffrey A. Sinclair fueran retirados por depender solamente de la acusación de la mujer que, según denunció ella, le obligó dos veces a practicarle una felación y creer que mintió bajo juramento sobre pruebas cruciales en el caso.

Empero, los superiores del fiscal no aceptaron su pedido, rechazando una oferta de Sinclair de declararse culpable de cargos menores.

Es extremadamente raro que un militar de tal rango comparezca ante un jurado. Conforme al código penal castrense, los miembros de la comisión deben tener mayor rango que el acusado, por lo que el jurado de Sinclair es de mayores generales.

La apertura del caso comenzará el jueves.

Helixon fue reemplazado el mes pasado tras ponerse a llorar por el caso y un superior lo llevó a un hospital militar para ser sometido a una evaluación mental, según el testimonio.

Los abogados defensores de Sinclair sostienen que los mandos decidieron continuar el caso por temor a las consecuencias políticas que resultarían de ser retiradas las acusaciones.

Tras una audiencia el martes, un juez decretó que el caso debería ir a juicio.

"Sin recriminaciones al teniente coronel Helixon, no me importa lo que piense ni tampoco debería importarle a la corte", dijo al juez el teniente coronel Robert Stelle, que reemplazó a Helixon como fiscal jefe.

El abogado de Sinclair sugirió que el ejército decidió sacrificar la carrera y reputación de Helixon para proseguir con un caso viciado.

"El gobierno emprendió un negativo ataque contra el carácter de alguien que llamó con anterioridad su fiscal "estrella de rock" contra los delitos sexuales, porque fue el único líder del ejército con integridad para oponerse a la politiquería", dijo Richard Scheff, el abogado defensor puntero. "La gente debería ser recompensada por su honestidad, no castigada por ella".

___

Michael Biesecker en Twitter: www.twitter.com/mbieseck.