Pakistán reanuda conversaciones con el Talibán

El gobierno paquistaní impulsó el miércoles las negociaciones de paz con los talibanes, a pesar de recientes ataques de milicianos que incluyeron el estallido de una bomba en el noroeste del país que mató a seis soldados.

Los negociadores que representan tanto al gobierno como al grupo Tehrik-e-Taliban Pakistan, como los talibanes paquistaníes se llaman formalmente, se reunieron por primera vez en tres semanas para encontrar una manera de poner fin a una insurgencia que ha cobrado miles de vidas. El gobierno suspendió las conversaciones después de que una facción del talibán paquistaní mató a 23 soldados que mantenían secuestrados.

Las conversaciones de paz promovidas por el primer ministro Nawaz Sharif han procedido con vaivenes desde que Sharif asumió el cargo el año pasado. En enero ambas partes nombraron negociadores que se reunieron dos veces antes de que se suspendieran las conversaciones. El proceso pareció adquirir nueva vida durante el fin de semana, cuando los talibanes de Pakistán declararon un alto el fuego de un mes y el gobierno respondió diciendo que suspendería los ataques aéreos contra escondites de milicianos en las zonas tribales.

El futuro del proceso de negociación quedó en tela de juicio el lunes, cuando milicianos mataron a 11 personas en un ataque contra un complejo judicial. El asesinato de ocho soldados esta semana, incluyendo seis apenas horas antes de que se reunieran los negociadores el miércoles, también ha lastrado el proceso.

Rahimulá Yousafzai, uno de los negociadores que representan al gobierno de Pakistán, dijo a The Associated Press que los negociadores habían decidido seguir adelante con el proceso ya que los talibanes paquistaníes habían dicho que no eran responsables de los recientes ataques.

"En esta situación, optamos por continuar las conversaciones, y esperamos que los talibanes condenarán estos ataques y rastrearán a los que están detrás de ellos", dijo Yousafzai.

Los representantes del gobierno y los talibanes se reunieron el miércoles en un seminario dirigido por Maulana Samiul Haq, uno de los negociadores del Talibán, en la ciudad noroccidental de Akora Khattak. Se cree que el jefe talibán afgano, mulá Mohamed Omar, y varios de sus principales comandantes estudiaron en el seminario.

Haq dijo a los reporteros después de la reunión que el comité talibán estaba buscando reunirse con el primer ministro. Elogió a los talibanes por anunciar el cese al fuego y dijo que había pedido a los milicianos localizar a quien fuera responsable de la reciente violencia.

Uno de los desafíos de negociar un acuerdo de paz, según los analistas, es que hay muchos grupos y facciones detrás de la violencia en el noroeste, y muchos operan fuera del control de los talibanes paquistaníes.