Buscan salida diplomática a crisis en Ucrania

Los jefes de las diplomacias de los principales países que pretenden poner fin a la crisis en Ucrania han comenzado a reunirse el miércoles en París.

Los enviados de Rusia, Ucrania, Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia no están sentados necesariamente en la misma mesa, pero el ministro francés del Exterior, Laurent Fabius, afirmó que todos trabajan incesantemente en busca de una solución diplomática a las tensiones en Ucrania.

"Estamos trabajando en una solución", declaró Fabius a la cadena televisiva BFM antes de entrevistarse con su colega ucraniano. "No hay solución militar", apuntó.

Rusia asumió el sábado el control de la estratégica península de Crimea, donde destacó efectivos en bases militares, puestos fronterizos e instalaciones de transbordadores.

"Hoy se decidirá el futuro de Ucrania", dijo el ministro de Exteriores de Ucrania Andriy Deshchytsia en relación a la reunión en París. "Queremos mantener buenas relaciones con el pueblo ruso. Queremos arreglar esto pacíficamente".

La reunión del miércoles, que originalmente versaría sobre la crisis de los refugiados sirios, tuvo lugar después de que el presidente Vladimir Putin pareciera retroceder del borde de la guerra.

Ucrania está al borde de la bancarrota y el brazo ejecutivo de la Unión Europea tiene programado discutir si aprueba un paquete de ayuda adicional a los 1.000 millones de dólares prometidos por Estados Unidos en garantías crediticias.

Por su parte, analistas y ex funcionarios del gobierno del presidente de Barack Obama dijeron que Rusia posiblemente no retirará a sus fuerzas militares de la península ucraniana de Crimea.

Con esta posición, Rusia obliga a Estados Unidos y Europa a una estrategia más limitada en su intento para impedir al presidente Vladimir Putin de efectuar avances en otras partes en la ex república soviética, agregaron.

Es un escenario preocupante para el presidente Barack Obama, quien está bajo presión de mostrar que tiene influencia en Putin en un conflicto que tiende a profundizarse entre el Este y el Oeste.

La amenaza de sanciones económicas, junto con diversas medidas modestas como la suspensión de las conversaciones comerciales con Moscú y la cancelación de los planes de asistir a una cumbre internacional en Rusia, han servido poco para persuadir al gobernante ruso a que retire sus fuerzas de Crimea.

"No soy optimista de que los rusos vayan a retirarse", declaró Michael McFaul, quien fue embajador estadounidense ante Rusia hasta apenas la semana pasada.