Texas: Davis y Abbott irán por la gobernatura

Los republicanos de Texas escogieron al procurador general del estado en la batalla por suceder al gobernador Rick Perry, mientras que una estrella demócrata en ascenso se llevó cómodamente la nominación de su partido el martes por la noche en la primera elección primaria estatal de este año en el país.

Las advertencias de que la postulación de la demócrata Wendy Davis amenaza dos decenios de dominio republicano en Texas dieron a los conservadores una nueva razón para votar. Fue una oportunidad poco común para escoger a un grupo de líderes completamente nuevo después de 14 años de mandato de Perry.

La decisión de Perry de no postularse a la reelección provocó una estampida de 26 candidatos republicanos que se lanzaron por seis de los principales cargos estatales. Entre ellos estuvo George P. Bush, de 37 años, hijo del exgobernador de la Florida, Jeb Bush, y sobrino del expresidente George W. Bush, quien ganó fácilmente la nominación para Comisionado de Tierras en su debut político.

En la primera primaria desde que Ted Cruz llegó al Senado federal en 2012 y movió a los republicanos más a la derecha, los candidatos texanos se dejaron llevar. El senador federal John Cornyn, quien no recibió el apoyo de su colega de Texas, derrotó a su retador en las primarias.

"Yo digo que no estamos lo suficientemente a la derecha", dijo Marlin Robinson, de 56 años, tras votar en Houston. "Creo que necesitan ir más a la derecha porque estoy cansado de esta basura liberal que dirige el país".

El procurador general Greg Abbott se llevó la nominación republicana para gobernador y Davis aseguró el apoyo de su partido, lo que hace oficial un enfrentamiento que probablemente rompa el récord de recaudación de fondos de una elección a gobernador en Texas.

En otra señal de un cambio a la derecha, el senador estatal Dan Patrick, quien fue criticado incluso por colegas republicanos por lamentarse de una "invasión" de inmigrantes que cruzan la frontera desde México, pareció dirigirse a una segunda vuelta en la batalla por el cargo de vicegobernador con el titular David Dewhurst.

Mientras tanto, los demócratas, empeñados en romper la racha perdedora más prolongada del país en campañas a nivel estatal, esperaban que la carismática Davis logre atraer a los electores.

Davis, catapultada al estrellato político nacional a mediados del año pasado con una táctica dilatoria de 13 horas sobre las restricciones al aborto, es la primera mujer nominada a la gobernación de Texas desde Ann Richards en 1994.

Su campaña ha recaudado 16 millones de dólares hasta el momento, con donaciones de 91.000 individuos y jugosos cheques de grupos que defienden el derecho al aborto.

"Si la gente no comienza a apoyar al Partido Demócrata y a votar como demócrata --en vez de ser un demócrata que vota en la primaria republicana_, entonces nunca vamos a ganar elecciones ni a establecernos como un partido serio aquí", dijo Janet Veal, de 43 años y asesora estudiantil de la Universidad Tecnológica de Texas.

Esa posibilidad y el aumento de la influencia de Cruz han hecho que los republicanos texanos se muevan más a la derecha en estas primarias. Algunos han prometido hacer más estrictas algunas de las leyes sobre el aborto más restrictivas del país y mantener la prohibición a matrimonio gay, una de las siete prohibiciones estatales declaradas inconstitucionales recientemente por tribunales federales.

___

Los redactores de la AP Will Weissert y Chris Tomlinson en Austin y Ramit Plushnick-Masti ay Michael Graczyk en Houston contribuyeron a este despacho.

___

Paul J. Weber está en Twitter como: www.twitter.com/pauljweber