Más soldados en combate a la delincuencia

El presidente Mauricio Funes ordenó el martes la incorporación de otros 5.000 soldados para apoyar a la policía en tareas de seguridad pública, especialmente en los puntos ciegos de las fronteras y el perímetro de las escuelas en las zonas de mayor persistencia delincuencial.

El mandatario informó que los 5.000 soldados se unirán al trabajo que desarrollan 6.500 militares que ya están en las calles como parte de los grupos de tarea conjunta que dirige la policía.

El ministro de Justicia y Seguridad Pública Ricardo Perdomo explicó, en la misma rueda de prensa que Funes, que los soldados darán seguridad en 788 escuelas, en los 15 municipios con mayor incidencia de violencia criminal, y en 42 puntos ciegos en las fronteras con Honduras y Guatemala.

Perdomo dijo que el mandatario tomó la decisión de sacar a las calles a más soldados por el incremento de los homicidios en las últimas semanas.

"Hemos visto el incremento de los homicidios ocasionados por la lucha interna de las pandillas y esto ha generado una espiral de violencia, tanto de confrontación entre las pandillas, como de auto depuración al interior de las mismas", agregó.

Explicó que en reunión con el gabinete de Seguridad, "hemos elaborado un mapa de riesgo donde se ha generado una mayor violencia, tanto de pandillas como de grupos vinculados al crimen organizado".

Señaló que además, con el despliegue de estos 5.000 militares, están poniendo en marcha el trabajo de apoyo al balotaje de las elecciones presidenciales del domingo 9 de marzo y reveló que ya tienen presencia en las escuelas donde se realizarán las votaciones.

Perdomo evadió referirse a la tregua entre las pandillas, que según el director de la policía nacional civil, Rigoberto Pleités, se estaría agotando debido a que en las últimas semanas se incrementó la cifra de homicidios atribuidos a las llamadas maras.

Según la policía, entre el 1 de enero y el 1 de marzo se registraron 501 asesinatos, 106 más que los contabilizados en el mismo período del 2013.

Más del 50% de los homicidios que se cometen en el país se atribuyen a las pandillas, y el 35% de las víctimas corresponde a miembros de esas estructuras criminales.

Cuando se registraban al menos 14 muertes violentas al día, los líderes de las pandillas Mara Salvatrucha MS13 y Barrio 18 acordaron en la primera semana de marzo de 2012 una tregua para bajar la cifra de muertes violentas.

En El Salvador, las pandillas establecidas en populosos barrios del país están integradas por más de 70.000 jóvenes y adolescentes. Más de 10.000 están presos.