EEUU: Denunciantes gozan de amplía protección

La Corte Suprema falló el martes que la protección federal a los denunciantes aprobada en respuesta al escándalo financiero de la empresa Enron se aplican ampliamente a los empleados de compañías que se cotizan en bolsa y contratistas empleados por esas empresas.

Los magistrados votaron 6 a 3 a favor de dos exempleados de compañías que administran la familia Fidelity de fondos de inversión. Los empleados alegaron que enfrentaron represalias después que denunciaron acusaciones de fraude relacionadas con fondos de Fidelity.

El caso trató el alcance de una cláusula de la Ley Sarbanes-Oxley, aprobada en 2002 en respuesta al escándalo de Enron, que protege a los denunciantes. La ley tiene por fin proteger a personas que denuncian el tipo de conductas indebidas que ocurrieron en el caso Enron.

La magistrada Ruth Bader Ginsburg expresó en su opinión que la ley "protege a empleados de contratistas privados que trabajan para empresas que se cotizan en bolsa, al igual que a los empleados de esas mismas compañías".

Los magistrados Sonia Sotomayor, Samuel Alito y Anthony Kennedy disintieron.

Sotomayor dijo que la decisión del tribunal da a la ley un "alcance asombroso" y pudiera permitir, potencialmente, que una niñera presentara una demanda federal contra la familia que la emplea.

Varios grupos empresariales criticaron la decisión y dijeron que probablemente lleve a una ola de demandas frívolas.

Pero el director del Centro Nacional de Denunciantes dijo que la decisión dificultará a las compañías acallar a los denunciantes. "La Corte Suprema cerró una brecha potencialmente devastadora en la protección a los denunciantes de compañías", dijo Stephen M. Kohn, director ejecutivo del grupo.

Jackie Hosang Lawson y Jonathan M. Zang se quejaron de represalias por sus actividades de denuncia por parte de la compañía matriz, que se cotiza en bolsa, y de firmas filiales que dirigen la familia Fidelity de fondos de inversión.