Alud arrasa casa en Montana; tres sobrevivientes

Un alud destruyó el viernes una casa en una zona residencial del oeste de Montana, donde tres personas fueron rescatadas con vida de entre la nieve y los escombros, dijo la policía.

Los sobrevivientes fueron un anciano, su esposa y un niño de ocho años, dijo el sargento de la policía, Travis Welsh.

Nadie más estaba como desaparecido después del alud ocurrido en el sector residencial de la ciudad de Missoula.

Las tres personas fueron trasladadas a un hospital y se desconocía de inmediato su estado de salud, sin embargo, Welsh señaló que el anciano había conversado con los socorristas.

"Increíble que sacáramos a tres personas con vida del lugar", afirmó Welsh.

Parte de la casa quedó volteada a un lado y la zona estaba llena de escombros. Un poste de luz estaba inclinado en un ángulo muy pronunciado.

La pareja de ancianos vivía en la casa destruida. La policía desconoce si el chico vivía ahí o en otra parte.

La masa de nieve se vino abajo del monte Jumbo y cayó en el noreste del sector de Missoula alrededor de las cuatro de la tarde.

Las autoridades dijeron que persistía el viernes en la noche el peligro de aludes alrededor de la ciudad después de que una tormenta causara condiciones de ventisca en gran parte de la región.

La policía solicitó a los habitantes de los sectores vulnerables de la ciudad que consideraran el desalojo aunque no obligó ni recomendó la evacuación, dijo Welsh.

Vecinos y socorristas excavaron frenéticamente entre los montones de nieve y escombros, según el diario Missoulian (http://tinyurl.com/mb6nf6p).

Bomberos utilizaron sondas especiales, a decir unos barrotes largos para penetrar la nieve y encontrar a las víctimas. Palparon a alguien y el chico fue rescatado de la nieve alrededor de las 5:15 de la tarde.

El anciano fue encontrado una hora después y su esposa, una hora después también, según el Missoulian.

Una fuga de gas natural fue registrada en la zona y se llamó a cuadrillas relacionadas con el suministro de electricidad.

Cheryl McMillan, que vive cerca de la casa destruida, declaró al diario Missoulian que escuchó el estruendo, pero que inicialmente no sabía de qué se trataba.

"Entonces cuando miré de nuevo vi que la casa ya no estaba allí, al menos el segundo piso", dijo.

McMillan dijo que ha vivido en el barrio durante 31 años y nunca antes había visto una avalancha.