Fuerte febrero impulsa a Wall Street

Después de dos meses de negociaciones, el mercado bursátil de Estados Unidos está de vuelta en donde empezó este año.

El índice Standard & Poor's 500 subió 4,3% en febrero, su mayor alza desde octubre de 2013, ayudado por las ganancias empresariales y el hecho de que la Reserva Federal apoya a Wall Street de manera efectiva. Pero el alza de febrero debe tomarse en el contexto de que los inversionistas estuvieron todo el mes recuperando el terreno perdido en enero.

"Febrero fue muy parecido a enero, sólo que se movió en la dirección opuesta", dijo Scott Clemons, jefe de estrategia de inversión de Brown Brothers Harriman Wealth Management.

Los inversionistas Investors también observan un mercado de valores que, aunque las cifras son las del 1 de enero, es mucho más defensivo que hace dos meses.

El viernes, el S&P 500 aumentó 5,16 puntos (0,3, a 1.859,45 enteros. Fue el segundo cierre más alto seguido de ese índice, que ahora lleva una ventaja de 0,6% en lo que va del año.

El promedio industrial Dow Jones aumentó 49,06 puntos (0,3 a 16.321,76. Por su parte, el índice compuesto Nasdaq perdió 10,81 enteros (0,3%) para cerrar en 4.308,12.

La cautela de los inversionistas también fue evidente en el mercado de deuda, que ha estado razonablemente bien en los últimos dos meses. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años, de referencia, ha bajado de 2,97% a 2,65% en los últimos dos meses, a medida que los inversionistas regresaron al terreno relativamente seguro de la deuda soberana.

"La opinión ahora es que los bonos quizás no son una idea tan mala como se pensó originalmente", dijo Michael Fredericks, gerente de cartera de Multi-Asset Income Fund at Blackrock.

El alza de febrero ocurrió a pesar de varios informes que mostraron que la economía estadounidense redujo su ritmo el mes anterior.

Todo comenzó con el informe de empleo de enero, que mostró que las empresas crearon sólo 113.000 plazas ese mes, mucho menos de lo que los economistas habían pronosticado. Otros informes económicos mostraron una situación similar: la confianza del consumidor, la manufactura y el mercado inmobiliario bajaron marcadamente en enero.

Los inversionistas culparon a las condiciones del tiempo, y con razón. Muchas compañías, particularmente los minoristas, dijeron que las tormentas invernales de los últimos dos meses afectaron significativamente sus operaciones.

Pero incluso con las preocupaciones económicas, los inversionistas pudieron dejar a un lado la volatilidad de enero por tres razones, dijeron observadores del mercado.

Primero, las ganancias empresariales del cuatro trimestre resultaron ser excelentes. Las ganancias delas empresas del índice S&P 500 crecieron 8,5% en comparación con el mismo período del año pasado, según FactSet. Los ingresos también subieron, aunque sólo ligeramente.

Y la Reserva Federal, una vez más, salió a ayudar al mercado. Janet Yellen, quien tomó el cargo de presidenta en febrero, reafirmó que el banco central planea mantener su política de intereses bajos durante el futuro previsible.