Paraguay: hallan huesos que serían desaparecidos

Dos cráneos y otros huesos de miembros superiores que serían de guerrilleros del denominado Movimiento 14 de Mayo muertos en 1958 por las fuerzas del dictador Alfredo Stroessner fueron encontrados el martes en el pueblo Tava*i, al sur de la capital paraguaya.

"Los huesos, muy bien conservados, los encontramos en el patio de la propiedad de una familia campesina", dijo Rogelio Goiburú, activista de derechos humanos, en entrevista con The Associated Press.

Tava*i, aldea del departamento de Caazapá, se encuentra a 310 kilómetros al sur de Asunción.

Stroessner gobernó con mano de hierro desde 1954 hasta 1989. Murió en 2006 a los 93 años en su exilio de Brasilia. En 1995 el Congreso aprobó una ley que calificó al régimen de Stroessner de dictadura.

Goiburú relató que el terreno de unas veinte hectáreas "siempre fue propiedad de la familia de Francisco Caballero. Sus descendientes nos relataron que en 1958 el entonces general Patricio Colmán, jefe militar del grupo que combatió a los insurgentes, instaló en ese lugar su cuartel, un centro de operaciones para la represión".

Agregó que "tenemos testimonio de guerrilleros sobrevivientes y de otras personas que en este centro los apresados fueron torturados hasta morir. Entonces, ahora vemos que sus cuerpos también fueron enterrados en el mismo sitio".

El activista se involucró en la búsqueda de restos de presos políticos siguiendo las huellas de su padre Agustín Goiburú, un opositor a Stroessner desaparecido en 1974.

Desde 2009 Goiburú y sus colaboradores encontraron 14 restos humanos en el cuartel policial antimotines de Asunción y siete en otros sitios del interior del país a los que deben sumarse los dos hallados el martes.

La tarea para establecer la identidad de los muertos mediante estudios forenses especializados sigue demorada por falta de recursos. La organización civil Comisión Verdad y Justicia publicó en 2009 un libro de 4.000 páginas en el que reveló las violaciones a los derechos humanos cometidas durante la dictadura de Stroessner y concluyó que en los 34 años que duro su régimen se fueron al exilio un millón y medio de paraguayos y unos 132 individuos desaparecieron.