Nueve muertos en varios ataques en Irak

Una serie de ataques el lunes en Irak, incluida una explosión en una panadería de Bagdad, dejaron nueve muertos.

La violencia se ha incrementado en el país este año, pero las agresiones contra los civiles y las fuerzas de seguridad se han intensificado especialmente durante el mes sagrado del Ramadán, que comenzó a principios de julio.

El incremento en el derramamiento de sangre ha provocado temores de que vuelvan a ocurrir las matanzas generalizadas que pusieron al país al borde de la guerra civil después de la invasión encabezada por Estados Unidos en el 2003.

El ataque más mortífero del lunes ocurrió mientras la gente hacía fila por la tarde para comprar pan en una panadería en el área de Kamaliya, habitada en su mayor parte por chiíes, en el este de Bagdad. Cuatro personas murieron y 14 quedaron heridas en esa explosión.

Poco antes del atardecer, un coche bomba estalló en una concurrida calle del pueblo de Tal Afar, 420 kilómetros (260 millas) al noroeste de Bagdad, lo que provocó la muerte de tres personas y que otras 12 quedaran lesionadas, informó la policía.

Horas antes el lunes, pistoleros mataron a balazos al propietario de un generador de electricidad y a su hijo en el pueblo de Madian, 20 kilómetros (14 millas) al sureste de la capital iraquí.

Funcionarios de salud confirmaron la cifra de víctimas por todos los ataques. Todos hablaron a condición de mantenerse anónimos por carecer de autorización para hablar con los medios.

Por lo menos 621 personas han muerto desde que comenzó el Ramadán, según el conteo de The Associated Press, siendo el Ramadán más mortífero en Irak desde el 2007.