Chevron pagará 2 millones por fuego en California

Chevron Corp. accedió el lunes a pagar dos millones de dólares en multas e indemnizaciones luego de negarse a rebatir seis cargos relacionados con un incendio en su refinería en la ciudad de Richmond.

El gigante petrolero de San Ramón presentó su declaración formal a los cargos interpuestos por la Procuraduría de California y la fiscalía de distrito del condado de Contra Costa, que incluían el no corregir deficiencias en las instalaciones y no exigir el uso de ciertos equipos para proteger a los empleados de daños potenciales.

El incendio del 6 de agosto en la refinería del área de la bahía de San Francisco provocó la hospitalización de miles de personas, muchas de ellas con problemas respiratorios.

Los investigadores, tanto de Chevron como del gobierno, concluyeron que se debió a un tubo corroído, lo cual provocó una fuga que dio inicio al fuego y una nube de humo que se esparció sobre zonas residenciales. Las investigaciones determinaron que la compañía no reemplazó la tubería instalada en la década de 1970 a pesar de numerosas advertencias de sus propios inspectores.

"Este caso penal logra nuestros objetivos de exigir responsabilidad a Chevron por su conducta, proteger al público y asegurar un ambiente de trabajo más seguro en la refinería", dijo en un comunicado Mark Peterson, fiscal de distrito del condado Contra Costa.

En enero la compañía expresó en un informe dirigido a funcionarios de salud del condado que ya había pagado unos 10 millones de dólares por casi 24.000 reclamaciones de vecinos, y en compensación a hospitales de la zona y entidades locales de gobierno en Richmond y en Contra Costa.

Ejecutivos de la empresa dijeron que la mayor parte de los 10 millones se pagaron a hospitales por exámenes y tratamiento médico inmediatamente después del incidente.

Chevron también enfrenta casi un millón de dólares en multas emitidas por la Administración de Seguridad y Salud en el Trabajo de California, informó Christine Baker, directora del Departamento de Relaciones Industriales de California. La empresa ha apelado esa multa.

Como parte del acuerdo del lunes, Chevron inspeccionará todos los tubos sujetos a la clase de corrosión que afectó a la refinería de Richmond y actualizará su programa de capacitación de respuesta a emergencias, según los fiscales.

Melissa Ritchie, portavoz de Chevron, confirmó el acuerdo con la fiscalía e indicó que la compañía está comprometida a mejorar la seguridad en la refinería.

Chevron reanudó en abril las operaciones en la unidad de petróleo crudo de la refinería. Patricia Yarrington, jefa de Finanzas de la empresa, dijo en ese momento que se esperaba que la unidad volviera a operar con normalidad durante el segundo trimestre.

Después del incendio, la refinería operó a 60% de su capacidad durante varios meses. No estaba procesando crudo, sino que más bien se usaba para mezclar gasolina.

Un peritaje metalúrgico indicó que la tubería, instalada hace 40 años, quedó debilitada por el fuerte contenido de azufre del petróleo que se bombeaba. Después que una pequeña fuga dejó salir hidrocarburos al aire, se inició un pequeño fuego que fue apagado, pero un orificio mayor permitió la fuga de gases inflamables, lo que provocó el incendio mayor.