Joven admite haber dado muerte a árbitro en Utah

Un adolescente acusado de matar a un árbitro de fútbol en Utah por una falta se declaró culpable del lunes de homicidio en un caso que ha centrado de nuevo la atención sobre la violencia en los deportes.

Los abogados del joven y los fiscales negociaron los cargos y llegaron a un acuerdo en momentos que el juez planeaba escuchar testimonios para decidir si el joven de 17 años debía ser juzgado como menor o como adulto. Según el acuerdo, los fiscales aceptaron mantener el caso en el tribunal de menores.

Un juez sentenció al adolescente a reclusión en una prisión de menores. La duración de la condena será decidida por una junta de libertad condicional para adolescentes.

El tiempo máximo que el joven podría pasar en prisión sería de poco más de tres años, hasta que cumpla 21. Sin embargo, la junta tiene la autoridad de ordenar antes su liberación, dijo Patricia Cassell, vicefiscal de distrito del condado de Salt Lake.

La policía dice que el joven le pegó en la cabeza una vez a Ricardo Portillo, de 46 años, después de que el silbante le sancionase una falta en un juego el 27 de abril de este año.

Portillo, un mexicano que dirigía partidos de una liga juvenil hispana, falleció luego de pasar una semana en estado de coma. Le sobreviven tres hijas.

"Yo estaba frustrado con el árbitro y le causé la muerte", dijo el adolescente en voz baja.

Su abogado dijo que era "un buen muchacho y un excelente alumno que cometió un error terrible".

El joven fue acusado de homicidio por agresión, lo que significa que causó una muerte sin intención.

El viernes, el abogado del menor, Monte Sleight, reconoció en una reunión privada con los fiscales y la jueza de lo juvenil Kimberly Hornak que hay causa probable de que el menor cometió el crimen, muestran documentos del tribunal.

Los fiscales querían enjuiciar al joven como adulto debido a la gravedad de lo sucedido y a que cumplirá 18 años dentro de tres meses. En una audiencia anterior en que la defensa pidió que se permitiera al acusado irse a casa con su familia mientras el caso avanza, los fiscales dijeron que el menor y su familia podían tratar de huir.

Patricia Cassell, fiscal adjunta de distrito del Condado Salt Lake, señaló que el joven y su padre abandonaron la cancha de fútbol después del incidente a pesar de que se les dijo que se quedaran, incluso antes de saber que Portillo estaba grave. Ahora que enfrentaba la posibilidad de ir a prisión, el menor y su familia pudieran huir, dijo Cassell.

Sin embargo, Sleight afirmó que el joven viene de una familia trabajadora y estable que ha vivido en Utah durante 20 años, señalando que el menor se entregó a la policía después del incidente.