FARC piden una reforma de la justicia en Colombia

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia pidieron el lunes una reforma de la justicia en Colombia y la conformación de una comisión que realice un estudio histórico que permita evacuar el tema de las víctimas incluido en la agenda del diálogo de paz que mantiene con el gobierno.

El rebelde Pablo Catatumbo hizo un llamado a que "las partes acepten en la mesa de La Habana que entre otras reformas y cambios estructurales, hay que reformar la justicia para que la rama jurisdiccional logre su independencia orgánica".

De acuerdo con un comunicado de las FARC leído por Jorge Torres Victoria, alias Pablo Catatumbo, la justicia "ha sido... politizada por la rama ejecutiva y la responsabilidad del Estado en los hechos de guerra la ha venido descalificando cada día más".

El también integrante del secretariado nacional de las FARC es parte de la delegación de esa guerrilla que junto con representantes del gobierno de Juan Manuel Santos adelantan diálogos de paz en La Habana desde noviembre del año pasado.

Ambas partes discuten una agenda inicialmente pactada que incluye seis puntos. El primero concluyó con un acuerdo agrario después de seis meses de conversaciones. En la actualidad las charlas son sobre el segundo punto que trata el tema de la participación política.

Pensando en el debate que se abrirá cuando las partes lleguen al tema de las víctimas del conflicto, las FARC propusieron "la integración de una comisión con nacionales y extranjeros que estudie la historia de la confrontación, desde el inicio de la violencia", que servirá para preparar el material para evacuar ese punto.

Según los rebeldes hay que "iniciar la pronta revisión y complementación" del Informe General del Grupo de Memoria Histórica, impulsado por el gobierno colombiano.

Las FARC subrayaron que Santos reconoció en la Corte Constitucional "que el Estado es responsable, por acción o por omisión, de los sucedido durante el conflicto".

Además insistieron en que esa comisión tendrá como tarea "estudiar el tema de la violencia partidista y su incidencia en los acontecimientos posteriores y en el surgimiento de las FARC". Además de "evaluar la responsabilidad también de los medios de comunicación, de la iglesia oficialista, de las potencias extranjeras injerencistas (especialmente de los Estados Unidos de América), de los latifundistas, de los empresarios y del sector financiero".

En el marco del debate sobre el tema de la participación política en el que las dos delegaciones se encuentran enfrascadas en la actualidad, las FARC hicieron días pasados varias propuestas con las que buscan garantías para los miembros de la organización rebelde para ejercer la política después de que se firme un acuerdo final de paz.

En particular la organización rebelde señaló que de firmarse un acuerdo "se les asignará en forma directa un número de curules en las instancias parlamentarias".

Dicho acuerdo de paz "contendrá definiciones precisas sobre la asignación de estos curules y de las que se pacten para asambleas departamentales y concejos municipales", expresaron las FARC.

Auspiciadas por Cuba y Noruega como países garantes y Venezuela y Chile como acompañantes, las conversaciones podrían ser la oportunidad de Colombia para poner fin a un conflicto de cinco décadas que dejó miles de víctimas.

Creadas a mediados de los 60, las FARC son la fuerza insurgente más antigua activa en América Latina y según observadores tienen unos 9.000 hombres en armas.