Testigo: caso de Manning afectó relaciones de EEUU

Los más de 250.000 cables diplomáticos que el soldado de primera clase Bradley Manning filtró a través del portal WikiLeaks afectaron las relaciones de Estados Unidos con otros países, testificó un alto funcionario del Departamento de Estado el lunes.

Patrick Kennedy, subsecretario de Estado y supervisor de una investigación del material filtrado por Manning, testificó el lunes en la audiencia de sentencia de Manning que algunos funcionarios de gobiernos extranjeros, líderes empresariales, educadores y periodistas continúan renuentes a hablar libremente en privado con diplomáticos de Estados Unidos más de dos años después que los cables fueron publicados.

"En varios casos la gente ha dicho: 'No vamos a compartir con ustedes como antes'. Otros opinan que no están recibiendo el mismo tipo de intercambios que tenían antes", dijo Kennedy, quien declaró como testigo de cargo.

Kennedy dijo que el Departamento de Estado no realizó una evaluación de los daños, pero insistió en que fueron reales.

"Es imposible saber lo que alguien no comparte contigo y creo que eso es un riesgo en sí para la seguridad nacional", dijo.

Kennedy declaró durante la segunda semana de audiencias para determinar la sentencia de Manning por filtrar cables, 470.000 informes de combate en Irak y Afganistán y algunos videos al grupo WikiLeaks mientras trabajaba como analista de inteligencia en Irak en 2010. WikiLeaks comenzó a publicar los cables en noviembre de 2010.

Manning fue declarado culpable la semana pasada de 20 delitos, entre ellos seis violaciones a la Ley de Espionaje, cinco cargos de robo y un cargo de fraude informático. Los delitos conllevan una pena de prisión máxima combinada de 136 años.

Manning dice que filtró el material para dar a conocer las acciones indebidas de los militares y diplomáticos estadounidenses. Afirma que filtró selectivamente material que no dañar a los soldados o a la seguridad nacional de Estados Unidos.

Al ser interrogado por el abogado defensor David Coombs, Kennedy dijo que su opinión no se contraponía a las declaraciones públicas de la entonces secretaria de Estado Hillary Clinton y el entonces secretario de Defensa Robert Gates, que sugieren que el impacto no fue grave.

Clinton dijo en una entrevista con la BBC el 3 de diciembre 2010, poco después que WikiLeaks publicó el primer lote de cables, que los documentos no fueron siempre exactos.

Gates implicó en una comparecencia en el Pentágono en diciembre de 2010 que los cables no habían tenido un efecto importante en la política exterior de Estados Unidos.

"He escuchado que el impacto de estas filtraciones en nuestra política exterior ha sido descrito como una crisis, un factor que cambia el juego, etc. Creo que esas descripciones son bastante exageradas", dijo.