Mueren 12 personas por ataques en Irak

Doce personas murieron el domingo en una serie de ataques que sacudieron varios puntos de Irak, incluidos una balacera indiscriminada y el asesinato de un juez, informaron las autoridades.

La violencia ha aumentado en Irak durante todo el año, pero el número de ataques contra la población civil y las fuerzas de seguridad se ha acrecentado durante el mes sagrado del Ramadán, que comenzó a principios de julio. La intensificación del derramamiento de sangre ha provocado temores de que vuelvan los asesinatos masivos que pusieron al país al borde de la guerra civil después de la invasión encabezada por Estados Unidos en el 2003.

El ataque más mortífero ocurrió el domingo por la noche cuando pistoleros a bordo de un vehículo que se desplazaba con rapidez dispararon indiscriminadamente contra los transeúntes en una calle de la ciudad de Kirkuk, lo que dejó cuatro muertos y tres heridos, dijo el jefe de policía, general de división Torhan Abdul-Rahman Youssef.

Anteriormente en el día, una bomba colocada a la vera de un camino estalló al paso de una patrulla del ejército, lo que provocó la muerte de tres soldados cerca de Mosul, en el norte de Irak.

En Tikrit, en el centro del país, el juez Sajid Abdul-Amir murió por el estallido de un coche bomba cuando conducía al trabajo, informó la policía.

En el sector este de Bagdad, dos personas fallecieron en un explosión, señalaron fuentes policiales. Mientras tanto, proyectiles de mortero cayeron en viviendas de los suburbios del oeste de la capital y dos personas murieron, dijeron las autoridades.

Funcionarios médicos confirmaron la cifra de víctimas de los ataques. Todos ellos hablaron a condición de anonimato por no tener autorización para hablar con la prensa.

Nadie se atribuyó responsabilidad de las agresiones, aunque frecuentemente las fuerzas de seguridad y civiles son blanco de ataques por parte de la rama de al-Qaida en Irak.

Con los ataques del sábado, por lo menos 609 personas han muerto desde que comenzó el Ramadán, según un conteo de The Associated Press. Se trata del Ramadán más cruento que haya tenido Irak desde el 2007.