EEUU: Gobierno desestima prohibición contra Apple

El representante comercial del presidente Barack Obama vetó el sábado la prohibición a la importación de algunos modelos iPad e iPhone antiguos, lo que representa un golpe a Samsung, el rival surcoreano de Apple.

El representante comercial federal Michael Froman vetó una decisión de junio de la Comisión Internacional de Comercio de Estados Unidos (ITC, por sus siglas en inglés), que prohibió la importación del iPhone 4 y algunas variaciones del iPad 2. La Comisión falló que los dispositivos Apple fabricados en China infringían una patente de Samsung y no podían importarse. Pero la prohibición entró en vigor porque el gobierno federal tenía 60 días para decidir si concordaba con la Comisión.

Obama se opone a las prohibiciones a la importación debido al tipo de patente en el caso de Samsung. La Casa Blanca ha recomendado que el Congreso limite la autoridad de la ITC para imponer prohibiciones en estos casos.

Samsung y Apple libran una batalla jurídica global por los teléfonos multiuso. Apple alega que los teléfonos con el sistema Android de Samsung copian prestaciones vitales del iPhone. Samsung se ha defendido con sus propias quejas.

En un mensaje electrónico, Kristin Huget, portavoz de Apple, dijo que la empresa aplaudía al gobierno por "defender la innovación". Samsung no respondió a un mensaje para que expusiera su posición.

Froman escribió en una carta a la Comisión que le preocupa que los dueños de patentes tengan demasiada influencia sobre competidores que usan su tecnología bajo licencia.

Las compañías licencian el uso de tecnología patentada a sus competidores para que los dispositivos puedan comunicarse como parte de una norma para todos los teléfonos móviles. A tenor con la teoría jurídica que prevalece en los tribunales federales, los dueños de tales patentes están obligados a otorgar licencias para su uso a todos los solicitantes bajo condiciones "justas, razonables y no discriminatorias".

Los tribunales federales han fallado que tales patentes no pueden ser la base de prohibiciones de importación. La ITC sigue una norma diferente que los tribunales, pero el gobierno federal desea adherirse a los mismos principios.

El año pasado, un tribunal federal falló que Samsung le debía a Apple 1.000 millones por daños y perjuicios por infringir una patente no esencial de Apple. Pero el juez se negó a prohibir la importación de teléfonos Samsung y posteriormente redujo en 450 millones de dólares el veredicto, alegando que los jurados se habían equivocado en sus cálculos. El caso va ahora a un tribunal de apelaciones.