Atacante de Astillero de Armada engañó a médicos

El hombre que mató 12 personas en un ataque a tiros el año pasado en el Astillero de la Armada en Washington había convencido a médicos del Departamento de Asuntos de Veteranos antes del incidente que no tenía problemas mentales, a pesar de sus alteraciones perturbadoras y roces con la policía durante el mismo período, según una revisión que hizo The Associated Press a los archivos médicos confidenciales de esa persona.

Justo semanas antes del tiroteo, un médico que buscaba el origen del insomnio del atacante advirtió que el paciente trabajaba para el Departamento de Defensa, pero escribió una conclusión inquietante: "No hay problema".

La AP obtuvo más de 100 páginas de registros de evaluación de reclamos de tratamiento e incapacidad para Aaron Alexis que cubrían un período de más de dos años.

Éstas muestran que Alexis se quejaba de padecimientos físicos menores, incluidas lesiones de pie y rodillas, de ligera pérdida de audición y más tarde de insomnio, pero negando con firmeza cualquier asunto de salud mental.

Negó padecer estrés o depresión o tener pensamientos suicidas u homicidas cuando el equipo médico del Departamento de Asuntos de Veteranos (VA por sus siglas en inglés) le preguntó al respecto justo tres semanas antes de que escenificara el tiroteo, a pesar de que él escribió en privado durante el mismo período que estaba siendo atormentado durante meses por ondas de radio de ultra baja frecuencia.

La dualidad entre las aparentemente mesuradas interacciones de Alexis con sus médicos y el tormento que estaba experimentando fuera de los hospitales es el centro del debate sobre si el Departamento de Asuntos de Veteranos pudo haber reconocido mejor la necesidad de intervenir en su vida con atención de salud mental antes de la masacre.

El Congreso y el Pentágono continúan las investigaciones sobre el ataque a tiros, incluyendo si fallas en los procedimientos de seguridad permitieron a Alexis obtener y conservar su empleo. Algunos legisladores han dicho que Alexis cayó en las grietas de la VA y debieron atenderlo profesionales de salud mental, pero no han llegado al punto de especificar qué médicos gubernamentales debieron haberlo hecho de manera diferente.

En un incidente extraño ocurrido el 7 de agosto en Newport, Rhode Island, Alexis dijo a la policía que voces incorpóreas lo estaban hostigando en su hotel utilizando una máquina de microondas para impedirle que durmiera.

Después de que la policía informó del incidente a la Armada, su empleador, una compañía contratista de la Defensa, le retiró su acceso a material clasificado durante dos días después de que se volvieran evidentes sus problemas de salud mental, pero se lo restablecieron rápidamente sin dar parte de ello a la Armada.

___

Registros médicos del atacante: http://www.documentcloud.org/documents/1010448-alexis-medical-records.html