Activista ucraniano narra secuestro y tortura

Las sangrientas imágenes del activista ucraniano Dimytro Bulatov, quien dice que fue secuestrado y torturado durante más de una semana, han generado temores entre los opositores de que escuadrones extrajudiciales estén siendo empleados para intimidar el movimiento de protestas.

Bulatov, que estaba a cargo de un activo grupo de manifestantes antes de desaparecer el 22 de enero, narró un terrible cautiverio. Dijo que sus captores no identificados lo golpearon, le cortaron parte de una oreja y le clavaron a una puerta.

"No hay una parte de mi cuerpo que no haya sido golpeada. Mi rostro fue cortado. Me dijeron que me sacarían un ojo. Me cortaron una oreja", dijo Bulatov, de 35 años, el viernes en un breve video desde su cama en un hospital. "Me crucificaron con algo a una puerta y me golpearon fuertemente todo el tiempo".

El gobierno ucraniano ha enfrentado dos meses de protestas masivas luego que el presidente Viktor Yanukovich abandonase planes de firmar un acuerdo de asociación con la Unión Europea y en lugar de ello optase por un acercamiento mayor a Rusia. Las manifestaciones rápidamente se intensificaron, azuzadas por el descontento en torno a la violenta respuesta policial, la corrupción y las violaciones a los derechos humanos.

Algunos líderes opositores piensan que el gobierno va a hacer cualquier cosa que sea necesaria para salvarse, incluido el enviar a escuadrones de torturadores para aplastar las manifestaciones.

El prominente líder opositor Oleksandr Turchynov acusó al gobierno de organizar los ataques contra Bulatov y los activistas.

"Ucrania ha sufrido la fusión de los organismos de la ley y el orden con estructuras delictivas, que funcionan como una sola entidad para usar estructuras criminales con el fin de matar e intimidar e incendiar automóviles", le dijo Turchinov a reporteros. "Las autoridades están usando estructuras criminales para combatir a la oposición y a su propio pueblo".

El Ministerio del Interior dijo que estaba investigando el caso de Bulatov, pero acusó al activista de no cooperar. Oleh Tatarov, subjefe del principal departamento de investigaciones del ministerio, dijo que el secuestro de Bulatov pudo haber sido orquestado para crear provocación.

Más tarde el viernes, el ministerio despachó a investigadores al hospital donde está Bulatov para interrogarle, diciendo que, además de ser víctima de un secuestro, era sospechoso de organizar desórdenes durante las protestas. Legisladores opositores y partidarios de Bulatov temieron que estuviera a punto de ser arrestado y acudieron a toda prisa al hospital para protegerle de la policía.

La asesora presidencial Hanna Herman exhortó a lanzar una investigación exhaustiva sobre la desaparición de Bulatov. Pero además calificó a Turchinov de "provocador" y acusó a la oposición de tratar de inflamar tensiones en lugar de trabajar por una solución negociada a las protestas, que entre otras demandas piden la renuncia de Yanukovich.

"Pienso que la oposición ahora está haciendo todo lo posible para inflamar la situación, que había comenzado a calmarse", le dijo Herman a The Associated Press.

El grupo de Bulatov, integrado por automovilistas agrupados bajo el nombre Automaidan, comenzó realizando protestas frente a las residencias de altos funcionarios del gobierno y sus aliados, pero pronto tomó parte activa en las manifestaciones que han sacudido el país.

El grupo, que tomó el nombre de la Plaza de la Independencia en Kiev, Maidan, bloqueó calles y monitoreó vehículos policiales.

___

Yuras Karmanau en Kiev contribuyó con este despacho.