Hollande esquiva preguntas de su vida personal

Al presidente francés Francois Hollande le encanta hablar sobre un acuerdo de Francia con el Reino Unido para producir un nuevo avión de guerra teledirigido, o un convenio multimillonario que podría permitir a Francia ayudar a construir plantas nucleares en esa nación y no se mosquea cuando le formulan preguntas espinosas sobre la relación contenciosa del primer ministro británico David Cameron con la Unión Europea.

Eso sí, no le pregunten sobre su vida sentimental.

Aguijoneado durante una conferencia de prensa en una base aérea inglesa acerca de si sus supuestos amoríos habían convertido Francia en un objeto internacional de burla, el líder francés de 59 años se quedó frío.

"Me temo que opto por no responder", dijo.

Los periodistas británicos aguardaban la presencia de Hollande, que se produjo menos de una semana después que el presidente francés puso fin oficialmente a su relación con Valerie Trierweiler tras versiones de que mantenía una relación amorosa con la actriz Julie Gayet.

En cambio, en vez de confesiones personales se tuvieron que conformar con un panorama sobre la relación entre Francia y Gran Bretaña, que fructificó el viernes con un acuerdo por casi 200 millones de dólares para desarrollar un avión teledirigido, la aprobación de un acuerdo de energía nuclear en Gran Bretaña que Hollande evaluó en 16.000 millones de libras (más de 26.000 millones de dólares) y 15 millones de libras para inversiones conjuntas en programas relacionados con el espacio.

También acordaron desarrollar un submarino teledirigido --para neutralizar minas-- y un mayor apoyo logístico a la misión militar francesa en la República Centroafricana. Los soldados británicos y franceses efectuarán un ejercicio conjunto este año y Cameron afirmó que los militares británicos probarán los tanques de infantería franceses con vistas a su posible adquisición.

Hollande y Cameron hablaron en un hangar de la base aérea inglesa de Brize Norton y después se fueron a tomar unos tragos y comer algo en un bar local, The Swan Inn.