ONU sanciona a traficantes de fauna en Africa

El Consejo de Seguridad de la ONU impuso sanciones a traficantes de fauna en un par de resoluciones dirigidas contra grupos armados africanos, medida que según los conservacionistas no tiene precedentes y constituye un giro importante en un problema que ha pasado de un asunto ambiental a una amenaza a la seguridad.

La resolución en la que se renueva el embargo de armas, prohibiciones de viajes y congelamiento de activos a grupos armados en el Congo abarca a individuos que los apoyan "mediante el tráfico ilícito de recursos naturales, como el oro o la fauna, así como de productos derivados de la fauna".

El Consejo de Seguridad aprobó la resolución el jueves, dos días después de incluir términos similares en un régimen de sanciones impuesto a grupos armados en la República Centroafricana.

El grupo conservacionista Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés) dijo que las resoluciones "suponen la primera vez que el Consejo de Seguridad de la ONU menciona en regímenes de sanciones al comercio ilícito de fauna y de productos derivados de la fauna".

La medida sigue a años de advertencias de defensores de la fauna y de funcionarios de la ONU de que el tráfico relacionado con especies, en particular el marfil de los elefantes, se convierte cada vez más en fuente de financiamiento de grupos armados.

"Es un gran paso adelante", dijo Wendy Ellioit, administradora del programa de especies del WWF.

Los traficantes de fauna "financian grupos armados que violan los derechos humanos, sin embargo todavía se trata esa situación como un asunto ambiental y eso definitivamente carece de eficacia", afoirmó.

Gran Bretaña, que será en febrero anfitriona de una cumbre sobre el tráfico ilícito de fauna, elogió al Consejo de Seguridad por aprobar un "régimen de sanciones que abarca a aquellos que atizan la inestabilidad mediante la explotación ilegal de las especies".

"El nuevo régimen de sanciones nos provee otro instrumento para la protección de las especies vulnerables y para impedir el apoyo a grupos delictivos y armados", dijo Iona Thomas, una portavoz del gobierno británico.