Al legado de Bernanke aún le falta un capítulo

Cuando Ben Bernanke se ponga su abrigo y salga de su oficina el viernes, pasará la página luego de ocho años como presidente de la Reserva Federal en los que rompió precedentes.

Y, ¿ahora qué sigue?

Bernanke ha dicho que planea quedarse en Washington para escribir libros y dar conferencias. Liberado de las restricciones de la Fed, tendrá más tiempo para su pasatiempo favorito: leer.

Asumió el cargo el 1 de febrero de 2006, más como un tímido profesor de la Universidad de Princeton que como un combatiente fogueado en la cultura política de Washington, aunque había estado en la junta de la Reserva Federal y durante ocho meses encabezó el Consejo de Asesores Económicos del presidente George W. Bush.

Bajo su mandato, la economía y el sistema financiero de Estados Unidos cayeron en la crisis más grave desde la Gran Depresión. De repente, un académico tranquilo que había pasado años estudiando los errores de la Reserva Federal en la década de 1930 tuvo que ayudar a salvar a la economía de una caída libre.

Como estudioso de la Depresión, Bernanke sentía que en aquel entonces los legisladores habían sido demasiado reticentes a desplegar los poderes de la Reserva Federal. Bajo su liderazgo, la Fed invocó todas sus herramientas convencionales. Una vez que éstas se agotaron, Bernanke recurrió a medidas extraordinarias que el banco central nunca había intentado.

Además de reducir una tasa clave de interés a corto plazo a un mínimo histórico cercano a cero, Bernanke lanzó un programa de compra de bonos que llevó a los estados financieros de la Fed a un desequilibrio por encima de los 4 billones de dólares para tratar de acelerar el crecimiento y reducir el alto desempleo.

"Él convirtió la Fed en un coloso", dijo David Jones, un observador de la Reserva Federal de larga data y autor de un nuevo libro sobre ella.

Las políticas de Bernanke atrajeron elogios, pero también advertencias en el sentido de que inyectaron nuevos riesgos que perdurarán más allá de su mandato.

Aquí presentamos algunos de los puntos más destacados de su período:

-- AUGE Y ESTALLIDO DEL SECTOR INMOBILIARIO

Bernanke y otros reguladores no previeron los riesgos que estallarían una vez que el prolongado auge de la vivienda se vino abajo. La burbuja inmobiliaria fue alimentada por las hipotecas de alto riesgo ofrecidas a los propietarios y luego reempaquetadas como títulos de inversión. Una vez que la burbuja estalló, esas hipotecas amenazaron tanto a las instituciones financieras como a los inversionistas.

El contagio se propagó a través del sistema financiero. El gobierno se vio obligado a tomar control de los gigantes hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac. También tuvo que rescatar a los grandes bancos y otras instituciones, como la aseguradora American International Group.

Bernanke había favorecido soluciones de libre mercado por encima de una regulación más estricta. Sin embargo, moderó sus opiniones para respaldar la reforma financiera que el Congreso aprobó en 2010 con el fin de hacer frente a las fallas regulatorias que contribuyeron a la crisis. Bernanke también convirtió a la Fed en un regulador más proactivo. Ayudó a establecer las llamadas pruebas de estrés o de resistencia, por ejemplo, encaminadas a asegurarse de que los grandes bancos tienen suficiente capital para sobrevivir a una recesión severa.

-- CRISIS FINANCIERA

Cuando estalló la crisis financiera en 2008, Bernanke unió fuerzas con el secretario del Tesoro Henry Paulson para elaborar una respuesta agresiva en varios frentes. La Fed creó programas de emergencia para estimular el crédito y restaurar la confianza en los bancos. Estos programas estaban encaminados a mantener a flote el crédito, elemento vital de la economía.

Bernanke también ayudó a persuadir al Congreso a aprobar un fondo de rescate bancario de 700.000 millones de dólares.

-- APOYO ECONÓMICO

Bernanke usó la principal herramienta de política de la Fed, una tasa de préstamos bancarios a corto plazo, para intentar impulsar el crecimiento. Funcionarios del banco central recortaron su objetivo para esa tasa a casi cero en diciembre de 2008, y la han dejado en ese punto desde entonces. Bernanke también respaldó nuevos esfuerzos para mantener bajas las tasas a través de una guía detallada de las futuras medidas de la Fed.

Los críticos argumentan que en lugar de ayudar a los mercados a anticipar las medidas de la Reserva Federal, tales esfuerzos han suscitado confusión. Aun así, el banco central probablemente seguirá experimentando con nuevas directrices para señalar las acciones futuras. Janet Yellen, quien sucederá a Bernanke como jefe de la Fed, favorece este enfoque.

-- MAYOR APERTURA

Bernanke asumió el cargo con el objetivo de levantar el manto de secreto que había envuelto a la Reserva Federal durante mucho tiempo. Entre otras cosas, realizó reuniones de preguntas y respuestas, dio entrevistas en el programa "60 Minutes" y comenzó a organizar conferencias de prensa trimestrales para explicar el pensamiento de la Fed. También fue bien recibida su idea de establecer un objetivo de inflación del 2% y ampliar las previsiones de la Reserva Federal. Esas medidas estaban destinadas a aclarar los planes de la Fed y ayudar al público a entender mejor sus políticas.

-- BALANCE GENERAL

Bernanke, tal vez consciente de la paliza que recibió después de la crisis financiera la reputación de su predecesor Alan Greenspan, ha tratado de restar importancia a lo que podría ser su legado. En su conferencia de prensa final dijo que esperaba "vivir el tiempo suficiente para leer los libros de texto que se escribirán" sobre su gestión.

La mayoría de los economistas le reconocen a Bernanke haber usado todos los instrumentos disponibles para luchar contra la crisis financiera y la recesión. Sin embargo, algunos sostienen que su legado podría verse alterado si la Fed de Yellen fracasa en la retracción gradual de las inversiones del banco central. Al final, una consecuencia secundaria de las políticas de Bernanke podría ser la turbulencia de los mercados o la inflación galopante.