Liberan inmigrante a punto de deportación

Jesús Barrera se siente feliz: fue liberado el jueves después de haber estado a punto de ser deportado, de haber pasado once días en huelga de hambre y dos semanas detenido en una prisión para extranjeros.

"Me siento bien gustoso, bastante bien ... Yo pensaba que toda mi vida traté de trabajar lo máximo que pude y que me fueran a deportar a México no era justo. Tengo toda mi vida aquí", expresó el mexicano Barrera en una entrevista telefónica con la AP tres horas después de haber sido liberado de una prisión de inmigrantes ubicada en el vecino condado de Broward, al norte de Miami.

Barrera, de 44 años y quien asegura que no ha cometido ningún delito en las casi tres décadas que lleva viviendo en Estados Unidos, fue detenido el 17 de enero, tras haber denunciado a la policía que le habían robado 600 dólares cuando compraba plantas para su vivero.

Su caso trascendió porque su mujer, la hondureña Jenny Aguilar de 40 años, comenzó una huelga de hambre para pedir que frenaran la deportación y liberaran a Barrera.

La Policía de Inmigración y Aduanas, conocida como ICE por su nombre en inglés, dijo que tras revisar el caso de Barrera decidió no oponerse a la moción de reapertura de su caso presentada por la abogada Clarisse Carbonell y ha ejercitado su poder discrecional para liberarlo.

"El señor Barrera ha sido colocado bajo libertad condicional y ya no está más bajo custodia de ICE", expresó el portavoz del organismo en Miami, Néstor Yglesias.

Aguilar y Barrera iniciaron su huelga de hambre en momentos que las deportaciones han llegado a un récord anual de 400.000 personas durante el gobierno del presidente Barack Obama, quien prometió antes de asumir el poder una reforma migratoria integral.

Barrera dijo que rompió su huelga de hambre de 11 días el jueves al medio día con una sopa de lentejas y brócoli, después que le informaron que si comía sería liberado.

La mujer dijo que interrumpió su huelga de hambre tras recibir el llamado de Barrera anunciándole su liberación.

"Tomé un poquito de Gatorade, pero tendré que empezar a comer de a poco porque no me entra nada", explicó tras indicar que se sentía "muy débil".

Obama, quien en su reciente discurso del Estado de la Unión no se refirió al tema de las deportaciones, ha responsabilizado al Congreso por la falta de una reforma. La ley permitiría legalizar su residencia a unos 11 millones de inmigrantes.

Barrera, propietario junto con Aguilar de un pequeño vivero en la vecina ciudad de Homestead y padre de dos hijos estadounidenses, fue detenido por agentes de inmigración después de haber llamado a la policía para denunciar que habían comprado plantas por valor de 600 y el vendedor no se las quería entregar ni devolver el dinero.

El mexicano llegó a Estados Unidos en 1986 con un permiso de trabajo temporal como agricultor, pero se quedó más tiempo del permitido, dijo Aguilar, de 40 años.

La abogada de Barrera, Clarisse Carbonell, manifestó en comunicación telefónica con la AP que Barrera podrá legalizar su residencia.

"Ya no tiene deportación y va a tener su oportunidad en corte para tener sus papeles aquí. Va a legalizar su situación", dijo Carbonell, quien había presentado la moción para que el caso fuera reabierto antes de la detención de Barrera.

Según la abogada, Barrera calificaría para una amnistía de trabajadores agrícolas de 1987-88, y para beneficiase con una ley que concede la cancelación de las deportaciones a quienes han vivido más de 10 años en el país, tienen buen carácter moral y pueden demostrar que su partida representaría un dolor extremo para familiares cercanos, como sus los dos hijos de 17 y 19 años que tuvo en un matrimonio anterior.

Carbonell y Aguilar fueron las primeras en enterarse de la liberación.

"Hablé con él y me dijo que ya lo liberaron y me pidió que lo busque", dijo Aguilar, de 40 años y que el jueves iba por su sexto día de huelga de hambre en protesta por la detención de su pareja. "Ya lo liberamos. Voy a recogerlo. Tengo una felicidad enorme", aseguró poco antes del reencuentro con su pareja.

ICE dijo que Barrera se convirtió en un fugitivo después que un juez ordenó su deportación en 1998. Indicó también que había sido condenado por haber vuelto a Estados Unidos en 1988 sin autorización legal, después de haber sido deportado.