Lesión deja fuera a Ginóbili de 3 a 4 semanas

Pese a sus 36 años, Manu Ginóbili se había sentido bastante ágil en esta campaña. Esa fuerza en el salto, que desapareció durante buena parte de la temporada anterior, estaba de vuelta, lo que ayudó a que el mago argentino volviera a definir partidos a favor de los Spurs de San Antonio.

Así que, cuando se abrió el callejón en el tercer periodo del encuentro del martes frente a los Rockets de Houston, Ginóbili decidió aprovechar la ocasión. Saltó, colocó el balón en la mano izquierda y realizó la volcada a una mano.

Pero esa jugada espectacular envió a Ginóbili a la amplia lista de jugadores lesionados de San Antonio.

Los Spurs informaron el miércoles que Ginóbili sufrió un tirón en el muslo izquierdo durante la clavada y se perderá entre tres y cuatro semanas de acción.

El astro de Bahía Blanca quedó marginado de dos partidos a principios de enero con la misma lesión y se convierte en el jugador más reciente en una larga lista de los Spurs en perderse parte de esta temporada. Están fuera también Kawhi Leonard, fracturado de la mano izquierda; Danny Green, con un dedo roto, y el brasileño Tiago Splitter, aquejado por un esguince de hombro.

Semejante cúmulo de lesiones ha terminado por afectar incluso a San Antonio, un equipo que se caracteriza por tener muchas variantes.

"Jugaremos con los que están en el banquillo", dijo el entrenador Gregg Popovich. "No podemos alinear a los jugadores del otro equipo, eso lo sé".

Los Spurs esperan que Splitter se reincorpore antes de iniciar una larga gira que deben cumplir cada año mientras su casa, el AT&T Center, se utiliza para un rodeo y exposición ganadera. Jugarán 10 partidos de visitantes a partir del lunes, en Nueva Orleáns.

El retorno del brasileño ayudaría a Tim Duncan y a los jugadores corpulentos que juegan adelante, pero persistirán los problemas en el perímetro.

Después de pasar dificultades durante buena parte de la campaña anterior, Ginóbili firmó un contrato para continuar dos años con San Antonio. Repuntó en esta temporada para asumir de nuevo su papel de generador de jugadas, entrando desde el banquillo.

Promedia 12,1 puntos y 4,5 asistencias por encuentro, además de acertar el 52% de sus disparos de dos puntos. Durante un mes, desde mediados de diciembre, Ginóbili anotó al menos 20 unidades en cinco ocasiones (un periodo de 16 encuentros), para que los Spurs volvieran a colocarse en la elite de la NBA.

Había lucido también saludable, luego de perderse los dos encuentros a comienzos de enero por un dolor en la corva izquierda, que se agravó el martes por la noche. Ginóbili, el emotivo integrante de un equipo bien conjuntado, mostró una decepción evidente cuando abandonó renqueando la cancha.