Sin acuerdos en conflicto de Canal de Panamá

Una segunda reunión de la Autoridad del Canal y el consorcio a cargo de la ampliación con la aseguradora del proyecto terminó el martes sin encontrar una salida al conflicto financiero que ha paralizado en un alto porcentaje los trabajos. Las partes acordaron seguir las negociaciones el miércoles.

"Seguimos hablando. Todavía no hay nada concluido", aseguró el administrador del Canal, Jorge Luis Quijano, al retirarse al anochecer de las instalaciones donde se reunió casi todo el día con miembros del consorcio Grupo Unidos por el Canal y de la aseguradora Zurich. Fue el segundo encuentro en una semana entre las partes con la afianzadora, dirigido a buscar una solución al conflicto que reventó hace un mes.

Los representantes del consorcio y de la aseguradora declinaron formular declaraciones a su salida.

La agrupación de empresas, liderada por la española Sacyr Vallehermoso, exige a la Autoridad del Canal que se le reconozcan sobrecostos por 1.600 millones de dólares en momentos en que la construcción de las nuevas esclusas, el principal componente de la ampliación, lleva un desarrollo de 65%. Esos costos adicionales, que esgrime el grupo, representan un 50% más del costo del contrato original por 3.118 millones de dólares.

Las partes aún no logran acordar una fórmula financiera para inyectarle liquidez a los trabajos, que según la Autoridad del Canal se han reducido a raíz del conflicto en 75%.

La Autoridad del Canal insiste en que el consorcio ventile sus reclamos en las instancias que establece el contrato y en una inyección financiera conjunta, cuyo monto no satisface al grupo.

Quijano dijo hace una semana, después de la primera reunión con Zurich, que la aseguradora había planteado algunas propuestas, pero que no han sido divulgadas oficialmente. Zurich es depositaria de una fianza de cumplimiento de por lo menos 450 millones de dólares.

"Son las mismas propuestas que estamos discutiendo", dijo Quijano el martes, sin entrar en detalles.

La ampliación tiene un costo total de 5.250 millones de dólares y busca duplicar la capacidad operativa de la vía interoceánica de 99 años. La megaobra ya arrastra varios meses de atraso, desde mucho antes de que explotase el conflicto.

Su culminación se ha previsto para mediados del 2015.