Revisan la veracidad de Eliot Ness

En el olimpo de los justicieros de Chicago, nadie tiene más fama que Eliot Ness.

Es el agente de la época de la Prohibición --en la que no se permitía la venta de alcohol-- que terminó con Al Capone; el hombre que imponía la ley en una ciudad enferma de corrupción; el incansable investigador que retrataron los actores Robert Stack y Kevin Costner, y la leyenda que se dice inspiró el cómic de Dick Tracy.

Casi seis décadas después de su muerte, Eliot Ness sigue siendo tan admirado que dos senadores federales de Illinois quieren nombrar un edificio federal en su honor en Washington, D.C.

Pero un concejal de Chicago, apoyado en una biografía reciente sobre Capone, afirma que Ness tuvo tanto que ver con el encarcelamiento del gánster como la vaca de la señora O'Leary con el Gran Incendio de Chicago en 1871, cuando el animal supuestamente hizo que se cayera un quinqué. Y está tratando de convencer a los senadores de abandonar la idea.

"Hay cientos de oficiales heroicos" que se merecerían el honor, pero "Eliot Ness sencillamente no es uno de ellos", dijo Ed Burke, quien espera que los senadores abandonen la propuesta de la misma manera que el ayuntamiento libró de culpas a la vaca de la señora O'Leary en 1997 por iniciativa de Burke.

La carrera de Ness siempre ha tenido algo de verdad y algo de fantasía. Sí persiguió a Capone, pero su papel fue probablemente menos heroico que lo que muchos se imaginan.

Ness, dijo Burke, "es un mito de Hollywood" y rendirle homenaje sería injusto para los otros.

Por ahora no hay señales de que los senadores consideren retractar una resolución para ponerle el nombre de Ness a la sede de la Oficina Federal de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF, por sus siglas en inglés).

Capone "creía que cada hombre tenía su precio", dijo el senador Dick Durbin este mes es un comunicado con su colega el senador de Illinois Mark Kirk y el senador Sherrod Brown de Ohio. Pero para Ness y su equipo de colaboradores conocidos como "Los intocables", "ninguna suma de dinero podría comprar su lealtad o afectar su dedicación a la seguridad de Chicago".

La ATF rechazó hacer declaraciones sobre el asunto. A juzgar por el sitio de internet de la agencia, donde Ness es el primer archivo en la sección de "historia", el apoyo al agente sigue igual de fuerte.

"Pese a todas las adversidades, él y sus intocables acabaron con el crimen organizado en Chicago", dice la biografía de la agencia sobre Ness.

El autor de una biografía de Ness próxima a publicarse también ha participado en el debate, diciendo que aunque Ness no estuvo involucrado en el caso fiscal que llevó a Capone a prisión, fue una figura importante en la batalla contra Capone en Chicago, y su contribución con la justicia ha sido incomprendida y menospreciada por mucho tiempo.

"Ness nunca dijo que tuvo algo que ver con el caso por impuestos contra Capone", dijo el autor Doug Perry. "El trabajo de los intocables era seguir las operaciones de Capone y reducir sus fuentes de ingreso, y lo lograron".

Estos son los hechos que nadie discute: Tras graduarse de la Universidad de Chicago, Ness era un veinteañero cuando comenzó a trabajar como agente durante la Prohibición en 1926.

Subió rápidamente de puesto hasta que, según el sitio del ATF, organizó una cuadrilla en 1930 para ir tras las operaciones de contrabando de alcohol de Capone. Pero los fiscales eligieron enjuiciar al capo por evasión de impuestos.

Pocos años después, la carrera de Ness le llevó a Cincinnati y a Cleveland, donde en 1933 dejó su trabajo para convertirse, con apenas 33 años, en el encargado de seguridad de la ciudad. Fue reconocido por muchos por erradicar la corrupción en Cleveland.

Ness se postuló infructuosamente a la alcaldía de Cleveland en 1947. Murió una década después, pero no sin antes coescribir un libro sobre sus actos heroicos titulada "The Untouchables", un relato "muy ficticio" que lo incomodaba, según Perry.

El problema, parece, es que gran parte de lo que sabemos sobre Ness viene de ese libro, de la serie de televisión protagonizada por Stack hace medio siglo y del retrato de Costner en el papel de Ness en la película de 1987.

Incluso se sospecha que el virtuoso personaje que conoce la población no tiene nada que ver con Ness, pues el coautor del libro, Oscar Fraley, tomó las cualidades adjudicadas a Ness de Elmer Irey, otro famoso justiciero que tuvo un papel clave para que Capone terminara en prisión.

"Creo que Oscar Fraley se robó todo eso de Elmer, su estilo, y se lo dio a Ness", dijo Paul Camacho, un agente especial del Servicio de Rentas Internas (IRS, por sus siglas en inglés) en Las Vegas cuya misión ha sido rescatar el nombre de Irey de la obscuridad. "El fue un verdadero héroe estadounidense".

Para cuando la vida de Ness llegó a las manos de Hollywood, la meta era contar una buena historia, no dar una clase de historia.

Bob Fuesel, un exagente del IRS que conoció a Mike Malone, la inspiración para el personaje de Sean Connery en la película, dijo que hizo su propia investigación sobre la unidad de inteligencia que condujo la investigación de evasión de impuestos y después se convirtió en la división penal del IRS. Cuando era un consultor de la película, dijo, le contó a Costner que Ness no tuvo nada que ver con el caso de evasión de impuestos y que los hombres que trabajaban con Ness contaban historias sobre que le daban miedo las armas.

"Le dije a Kevin que Eliot Ness no hizo nada de eso y Kevin dijo: 'Bob, esto es Hollywood. ... lo inventamos sobre la marcha''', relató Fuesel, quien también fue director de la Comisión Penal de Chicago.

Costner no respondió a un correo electrónico que le envió The Associated Press para conocer su opinión.

Jonathan Eig, autor de "Get Capone", el libro que Burke quiere que lean los senadores, dijo que aunque Ness sí investigó las actividades de contrabando de Capone en Chicago, nada de lo que descubrió ayudó a que terminara tras las rejas. Y que no hay evidencia de que Capone y su archienemigo se hubieran topado alguna vez.

"Mi teoría es que Al Capone nunca supo de Eliot Ness", dijo. "Incluso después de que estuvo en prisión".