Crisis en fútbol brasileño por presuntos sobornos

Fiscales brasileños investigan si los dirigentes de un club de primera división recibieron dinero para descender a segunda y así favorecer a un equipo con más tradición, en otro escándalo en el país sede de la Copa del Mundo.

Mientras el mundo del fútbol se enfoca sobre Brasil, aún hay incertidumbre sobre la forma en que se jugará el torneo local este año luego que una polémica decisión del tribunal deportivo modificó los resultados del campeonato pasado.

Las disputas legales pueden provocar que la liga brasileña no inicie y puede convertirse en un caso para la policía de conformarse las acusaciones de soborno.

Los fiscales investigan si el Portuguesa, un club modesto, usó a un jugador en forma irregular a sabiendas de que eso podría provocar su descenso, lo que permitiría al Fluminense mantenerse en la primera división.

Esa podría ser el golpe más reciente a la imagen de Brasil. El país ha enfrentado problemas en los preparativos del Mundial al grado de que la ciudad de Curitiba aún está en peligro de que se le retire la sede y durante 2013 hubo varios episodios de violencia en los estadios.

Fluminense, campeón de 2012, descendió a la segunda división el año pasado pero evitó caer de primera cuando se le quitaron cuatro puntos al Portuguesa por usar a un jugador suspendido en la última fecha.

El club dijo que el jugador alineó porque la federación no les dijo que estaba suspendido, pero los fiscales señalaron que tienen indicios de que alguien en el Portuguesa lo sabía y no dio la información a los responsables.

"Tenemos que averiguar si alguien obtuvo dinero con esto y tenemos señales que nos llevan a eso", expresó el fiscal de Sao Paulo, Roberto Senise, a los medios brasileños. Agregó que ocho personas ya han sido interrogadas por este caso.

La liga brasileña debe empezar el 20 de abril, pero la federación aún no da a conocer el calendario. El organismo indicó que acatará la decisión del tribunal deportivo que envió al Portuguesa a la segunda división y mantendrá a Fluminense en primera, pero decisiones de cortes de Río indican que la federación debe mantener a Portuguesa en primera este año mientras se resuelven las apelaciones.