Clase peculiar al Salón de la Fama de la NFL

Mientras que sus seis otros compañeros de clase que serán honrados este fin de semana con su ingreso al Salón de la Fama del fútbol americano profesional vistieron las playeras azules de golf que les entregaron los organizadores del acontecimiento, Cris Carter vistió de traje y corbata.

Quizá nunca se los quite.

"Hombre, estoy en el Salón de la Fama. Vestiré de traje todos los días", dijo Carter el viernes al iniciar las festividades del 50mo aniversario del recinto de las glorias de la NFL.

Carter se unirá el sábado por la noche a Jonathan Ogden, Larry Allen, Bill Parcells, Warren Sapp, Dave Robinson y Curley Culp como el grupo más reciente de atletas distinguidos con tal honor. Él fue, por mucho, el más emotivo durante una conferencia de prensa del viernes al arranque de la celebración.

Carter, único miembro de la Clase 2013 que no ganó un título de la NFL, Carter utilizó un pañuelo para limpiarse las lágrimas cuando se le preguntó sobre su carrera y al hecho de que fue seleccionado al Salón de la Fama hasta el sexto intento.

"Los aficionados de Minnesota no me juzgaron cuando se dijeron muchas cosas malas sobre mí", dijo Carter, haciendo una pausa frecuentemente para conseguir calmarse. "Siempre ovacionaron a Cris. Lo único que deseo realmente es que hubiéramos podido ganar ese campeonato para esa gente. Lo que hicieron por mi vida; cada día que salí al campo, jugué para esa gente".

Carter fue exiliado de Filadelfia en 1989 después de problemas fuera del terreno de juego, incluidos asuntos de droga y alcohol. El primero que lo llamó y le ofreció un trabajo fue Parcells.

Carter dijo siempre a su agente que quería ir a los Giants, pero terminó con los Vikings, quienes tenían mayor necesidad de un wide receiver. Todo lo que hizo Carter el resto de su carrera de 16 temporadas fue, al momento de su retiro en 2002, terminar en la segunda posición en recepciones y anotaciones en la historia de la NFL, sólo atrás de Jerry Rice. Actualmente ocupa el cuarto sitio en ambas categorías.

Sin embargo, como lo mencionó, no tiene el título de la liga. En cuanto a los otros seis galardonados, esos anillos de Super Bowl brillarán profundamente para ellos el sábado.

Parcells fue ganador de dos títulos de la NFL como entrenador en jefe y responsable del giro dado a la franquicia. Ogden, uno de los mejores offensive tackles de todos los tiempos, obtuvo un anillo de Super Bowl en 2000. Larry Allen, ganador de un campeonato con Dallas en 1995, fue un inusual adversario de Ogden en la línea ofensiva en su época.

Sapp, un sobresaliente defensive tackle con una personalidad tan grande como la de cualquier estadio de fútbol americano, ganó el campeonato de 2002 en Tampa Bay. Robinson, un importante eslabón en la maquinaria campeona de Green Bay bajo la dirección de Vince Lombardi, ganó los dos primeros Super Bowls. Culp, un excelente defensive tackle, ganó su anillo con los Chiefs de 1969.

Un tremendo grupo, y se espera que 121 miembros del Salón de la Fama asistan a las ceremonias.