Futuro de Assad obstaculiza negociaciones en Siria

El tema central de un gobierno de transición para reemplazar al presidente sirio Bashar Assad obstaculizó cualquier avance en las conversaciones de paz del lunes en la primera reunión dedicada al tema, en una tensa sesión que uno de sus participantes calificó de "diálogo de sordos".

El mediador y enviado de la ONU, Lajmar Brahimi, manifestó su frustración por las incendiarias declaraciones de ambas partes mientras buscó identificar algunos de los temas menos controvertidos con la esperanza de alcanzar cualquier avance en la mesa de negociaciones.

Pero incluso fallaron los más modestos intentos para lograr medidas para construir la confianza, como el envío de caravas de ayuda humanitaria a zonas sitiadas de la ciudad central de Homs y la liberación de detenidos. El experimentado mediador declaró sombríamente al final del día que tenía poco qué reportar.

"Aquí no hay milagros", dijo Brahimi, quien sin embargo agregó que ambas partes parecen tener la voluntad de seguir con las negociaciones. Cuando le preguntaron cómo planeaba tender un puente entre la enorme brecha entre ambas partes, el diplomático dijo "ideas, las tomaré con enorme placer".

El lunes las dos delegaciones debían empezar a discutir asuntos políticos contenciosos como el futuro de Assad.

Al comenzar la reunión, la delegación del gobierno presentó un documento sobre la necesidad de combatir el terrorismo y detener los envíos de armas y dinero a los rebeldes que buscan derrocar a Assad, dijeron delegados.

Los dos bandos dijeron que la oposición rechazó el documento, y ésta dijo que insistió en hablar sobre un gobierno de transición como estaba previsto.

"En ese momento empezaron a mostrarse más agresivos y a arengar de manera muy dictatorial", dijo Murhaf Joueijati, miembro del equipo negociador opositor, acerca de la delegación del gobierno.

"Consideramos que no tenía sentido continuar porque iba a ser un diálogo de sordos", dijo Joueijati.

Aunque la incapacidad de las partes para discutir el futuro de Assad estaba prevista, uno de los principios rectores de las conversaciones en Ginebra es que las partes se pongan de acuerdo sobre un gobierno de transición. La guerra civil en Siria ha causado hasta el momento 130.000 muertes y desplazado a millones de sus hogares.

Pero el gobierno sirio ha dicho inequívocamente que cualquier discusión sobre un gobierno de transición que excluya a Assad será "una raya roja. Si algunos piensan que hemos venido a entregarles las llaves de Damasco, se equivocan", dijo el vicecanciller Faisal al-Mikdad el domingo.

Con respecto a Homs, el portavoz de la oposición Monzer Akbik dijo que las mujeres y niños deben decidir si quieren irse o permanecer en la ciudad una vez que llegue la ayuda. Acusó a las autoridades de impedir el arribo de un convoy de 12 camiones con ayuda, y añadió que "juzgaremos al régimen por lo que hace, no por lo que dice".

La televisión estatal siria dijo que un funcionario del gobierno y un representante de la ONU en Homs se reunirían para discutir la evacuación de mujeres y niños de las zonas en manos rebeldes. No estaba claro cuándo comenzaría la evacuación.

Según Akbik, no hubo progresos en materia de intercambio de prisioneros. Al-Mikdad ha dicho que la lista de presos presentada por la oposición era exagerada, en tanto la oposición dice que no controla a los milicianos que han secuestrado a cientos de personas, incluidos trabajadores de grupos humanitarios y periodistas.