Nueva Orleans: Exalcalde a juicio por corrupción

El ex alcalde de Nueva Orleans, Ray Nagin, quien lideró la ciudad durante los peores momentos del huracán Katrina, estará esta semana de nuevo bajo los reflectores cuando se inicie un juicio por acusaciones de corrupción, un caso que afectó el final de su mandato de ocho años.

Incluso antes de las acusaciones, la popularidad de Nagin se desgastaba constantemente mientras la ciudad batallaba para recuperarse de la devastación de Katrina y ha mantenido un bajo perfil desde que dejó el cargo en 2010. Nagin vivía en un suburbio en Dallas cuando un jurado investigador lo acusó hace un año de haber aceptado viajes gratuitos y más de 200.000 dólares en sobornos de contratistas a cambio de ayudarles a asegurar lucrativos contratos con la ciudad.

La investigación ya ha producido sentencias o alegatos de culpabilidad de colaboradores de Nagin que podrían ser testigos clave en el proceso judicial, el cual comenzará el lunes por la tarde.

Las 21 acusaciones contra Nagin incluyen cargos por soborno y para cometer fraude a través de comunicación electrónica, cada uno de los cuales conlleva una pena máxima de 10 a 20 años en prisión, respectivamente.

Más de un año antes de dejar la alcaldía, el demócrata prometió retirarse de la política al final de su segundo mandato. Cumplió la promesa y sólo ocasionalmente salía para dar algunos mensajes de apoyo y promover una autobiografía sobre sus experiencias durante Katrina.

Clancy Dubos, copropietario y columnista político en la revista semanal Gambit en Nueva Orleans, dijo que el juicio podría ser catártico para la gente que ve a Nagin como responsable del lento avance de la recuperación de la ciudad.

"Pienso que este juicio representa el capítulo final, al menos en el sentido político, en la debacle después de Katrina", agregó. "Todos simplemente quieren pasar la página. Pienso que queremos olvidarnos de eso, pero no creo que estemos listos para perdonar".

Nagin, ex directivo de una empresa de televisión de cable, era un novato político poco conocido antes de ser electo alcalde en 2007 con la promesa de acabar con la corrupción.

Joe Pappalardo, de 65 años, votó por Nagin en la primera elección pero ya no lo apoyó en la segunda porque perdió la confianza tras el liderazgo mostrado luego del paso de Katrina. Pappalardo dice que no busca una sentencia larga para Nagin, pero espera que un jurado lo haga responsable de cualquier delito que hubiese cometido.

Ed Chervenak, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Nueva Orleáns, dijo que los índices de aprobación de Nagin al comienzo de su mandato eran de alrededor de un 80% y cayeron a 60% antes de Katrina, todavía suficientemente alto como para que tuviera confianza en alcanzar la reelección en 2006.

Luego vino la tormenta de 2005. Sus palabras contundentes ayudaron a convertirlo en uno de los alcaldes más reconocidos de la nación, pero también fomentaron una polarización en torno suyo en la ciudad.

Su popularidad, según encuestas de la Universidad de Nueva Orleans, cayó a 24% durante un segundo período marcado por la lenta recuperación, la inminente investigación federal y una relación conflictiva con el Consejo de la ciudad.