Mónaco se solidariza con Falcao y se acerca al PSG

Los jugadores del Mónaco se solidarizaron con su compañero Radamel Falcao y luego dejaron claro que el equipo sigue aspirando a empresas mayores pese a la lesión de su astro.

Mónaco se acercó a tres puntos de París Saint-Germain, el líder de la liga francesa, al imponerse el domingo 2-0 a un desdibujado Marsella.

Los tantos del Mónaco corrieron por cuenta de Valere Germain, quien jugó apenas su segundo cotejo de inicio en la campaña, y de Emmanuel Riviere, ante una endeble defensa marsellesa.

Antes del encuentro, todos los jugadores del Mónaco vistieron camisetas que llevaban escrito en español el mensaje "Fuerza Tigre" y una foto de Falcao, operado un día antes tras sufrir la ruptura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda el miércoles, en un duelo de la Copa francesa.

"El triunfo fue bueno para nosotros. Yo logré anotar y Valere también, lo que me alegra mucho", dijo Riviere. "Incluso sin Falcao tenemos a jugadores muy buenos, pero quiero dedicarle la victoria a él. Todos lo apoyamos. Ha sido un jugador importantísimo".

Falcao siguió el encuentro de su equipo desde el hospital Trinidade en Oporto, donde se llevó a cabo la intervención quirúrgica. En su cuenta de Twitter, el "Tigre" agradeció el gesto de sus compañeros.

"Desde Porto viendo al equipo... Gracias por la fuerza que me dan yo estoy acá a darles la mía", escribió, Falcao, quien caminó el domingo y se sometió a una sesión de fisioterapia, aunque su salida del hospital, prevista para el lunes, se pospuso 24 horas.

Más temprano, Alexandre Lacazette elevó a 12 su total de goles en la liga, en el partido en que Lyon arrolló 3-0 al Evian para extender a 12 compromisos su foja invicta y ascender al quinto puesto. Además, el Burdeos superó 2-0 al Saint-Etienne, que marcha cuarto.

Mónaco recibe al PSG el 9 de febrero. Un triunfo de los monegascos dejaría la liga para cualquiera de los dos.

"Todo es posible", dijo Riviere. "Tenemos todavía que jugar en casa contra el París y eso será decisivo".

Los problemas de Marsella continuaron. El equipo palidece en el noveno escalón de la liga, fuera de todas las competiciones europeas, luego de caer 5-4 ante Niza en la Copa francesa a media semana.

Tras sonar el silbatazo final, el delantero Andre-Pierre Gignac se llevó las manos a la cabeza y se dejó caer en el césped.

"Hay de verdad muchas dudas en el equipo en este momento", dijo el entrenador Jose Anigo. "Todos son buenos jugadores, pero tienen que creer en ellos mismos".