Chile: Trabajadores portuarios deponen huelga

Los trabajadores portuarios de Chile retornarán a sus labores el domingo luego de un acuerdo con el gobierno y los empresarios que puso fin a una huelga de 22 días que dejó casi 200 millones de dólares en pérdidas, principalmente porque se dejaron de exportar frutas frescas.

Sergio Vargas, presidente de los trabajadores portuarios de San Antonio, confirmó que el domingo a primera hora comenzarán a trabajar en todos los puertos del país.

"Estamos muy contentos, fue una lucha grande que dieron los trabajadores portuarios de Chile, es un gran triunfo para la unidad de los trabajadores", destacó Vargas a CNN Chile.

El acuerdo se alcanzó el sábado por la mañana tras una extensa reunión entre los trabajadores portuarios y el gobierno, que se sentaron en una mesa de diálogo para solucionar el conflicto.

El documento fue aceptado por los empresarios por la tarde en una declaración pública en la que aseguran que aceptaron la propuesta pues "quisimos preservar la reputación del país como un actor eficiente y confiable del comercio global".

En concreto, las empresas portuarias se comprometieron a "privilegiar el restablecimiento inmediato de la totalidad de las faenas portuarias" por medio del pago único de un bono por término de conflicto equivalente a 2.727 dólares para cada trabajador, monto que será cancelado durante el mes de febrero.

Además, anunciaron el reintegro de los trabajadores despedidos en el marco de las movilizaciones.

"El principal objetivo que nos anima a contribuir con este acuerdo es evitar mayores perjuicios a pequeños y medianos agricultores, transportistas, agentes de aduana, exportadores e importadores y a trabajadores de diversos sectores -incluido el portuario- que se han visto impedidos de trabajar", afirmaron en el comunicado.

Por su parte, el ministro del Trabajo, Juan Carlos Jobet, señaló que el acuerdo "plasma de buena manera" las demandas de los trabajadores y además "se hace cargo de las preocupaciones que tienen las empresas portuarias".

En sus tres semanas de duración, el paro dejó más de 180 millones de dólares en pérdidas, según estimaciones de los exportadores frutícolas, sin contabilizar lo que dejaron de ganar los dueños de unos 9.000 camiones que están parados, además de otros 4.500 que están en los terminales a la espera de sacar carga.

La inestabilidad laboral de los trabajadores portuarios fue una de sus principales demandas. En el puerto de San Antonio, 118 kilómetros al suroeste de Santiago, sólo 20% de los trabajadores cuenta con contrato indefinido. Todos los demás deben firmar un contrato-finiquito cada vez que ingresan y salen de un turno.

"En mi casa tengo tres cajones llenos de contratos que he firmado", reclamó Vargas en medio de las movilizaciones.