CELAC se juega su futuro en Cuba

Podría ser una Cumbre más, llena de declaraciones de buena voluntad, o convertirse en un nuevo proyecto de integración interamericana. Los expertos se muestran cautelosos y la gente observa: 600 millones de habitantes del Río Bravo a Tierra del Fuego estarán teóricamente representadas en la II Cumbre de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) que se realizará en esta capital.

"El hecho de que países tan distintos como Venezuela, Colombia, México o Brasil participen... implica de que se le da importancia a este proceso alterno de integración", explicó a la AP el profesor de historia latinoamericana de la Pomona College, Miguel Tinker Salas.

La reunión sería una oportunidad de demostrar que para los países de la región --cualquiera que sea su régimen político_, temas como la libre circulación de personas, el combate a la xenofobia, la lucha en conjunto contra la corrupción o plantarle cara a Estados Unidos, son buena materia prima de agenda para una integración real.

Prevista para el 28 y 29 de enero en esta capital, la II Cumbre de la CELAC convocará a buena parte de los presidentes de sus 33 Estados miembros y los que no asistan mandarán delegaciones de primer nivel.

Pero el peligro de convertirse en un foro vacío y luego languidecer existe.

"Las reuniones son en sí simbólicas, plantean agendas, temas, pero depende de los estados miembros su implementación", agregó Tinker Salas, quien publicó varios libros sobre la región.

El mecanismo se constituyó en ocasión de una reunión presidencial en 2010 en México y se puso en marcha en 2011 en Caracas.

En 2012 Chile fue sede de la I Cumbre y Cuba tomó la presidencia pro tempore que ahora pasará a Costa Rica.

La CELAC agrupa a todo el continente menos Estados Unidos y Canadá y para nadie es un secreto que el fallecido mandatario venezolano Hugo Chávez apostó fuerte por ella, sobre todo a partir de la influencia de Washington sobre la Organización de Estados Americanos (OEA), el foro regional por excelencia a lo largo del siglo XX.

"Es la primera (Cumbre) luego del fallecimiento de Hugo Chávez, el gran impulsor. Creo que van a medir sus posibilidades a futuro", dijo Eduardo Bueno, un experto en estudios latinoamericanos de la Universidad Iberoamericana de México.

Aunque el tema oficial del evento gira en torno a la pobreza y la desigualdad social, un asunto que podría parecer vago, especialistas coincidieron en que hay cuestiones específicas que podrían fortalecer una integración real como una estrategia para la libre circulación de personas, medidas comunes contra la xenofobia y el racismo.

También en algún momento la gestación de una moneda única o un análisis concienzudo del impacto de las políticas de libre comercio y un accionar común ante otras regiones.

"CELAC debe trazarse objetivos de integración concretos, pero vinculado más a los ciudadanos", dijo el académico Bueno.

Hasta ahora entre los mandatarios que confirmaron su presencia están representados muy diversos signos políticos.

Ya anunciaron su presencia el mexicano Enrique Peña Nieto, el nicaragüense Daniel Ortega, el venezolano Nicolás Maduro, el colombiano Juan Manuel Santos, la brasileña Dilma Rousseff, el ecuatoriano Rafael Correa y la argentina Cristina Fernández.

Peña Nieto aprovechará para realizar su primera visita oficial a la isla desde que en 2012 asumió el poder y explicó que buscará un acercamiento en las relaciones con Cuba luego de fuertes roces en la década pasada.

Como gesto previo, México condonó a Cuba el 70% de su deuda por unos 487 millones de dólares que la isla contrajo hace más de 15 años.

Rousseff planea asistir a la inauguración del Puerto de Mariel y la zona franca aledaña, una iniciativa 45 kilómetros al oeste de la capital en la que brasileños invirtieron unos 600 millones de dólares y que se considera como la infraestructura más importante para la economía cubana de la administración del presidente Raúl Castro.

Otro foco de atención será la estancia del presidente Santos, pues en esta capital se desarrolla el diálogo desde hace más de un año con las guerrilleras Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), un proceso que podría traer la paz en un conflicto bélico de cinco décadas.

Al momento no estaba previsto un encuentro de Santos con los rebeldes.

El director del programa de ciencias políticas de la Universidad de La Sabana, en Bogotá, Iván García Vallejo, no descartó una reunión entre Santos y presidente Castro o su hermano Fidel.

El objetivo sería "insistirles en el auspicio de los diálogos" debido "a la ascendencia que tienen sobre la guerrilla", explicó Vallejo.

Como muchos analistas, Vallejo se mostró cauteloso con los resultados de la Cumbre como foro y en cambio apostó por encuentros cara a cara de los mandatarios o delegaciones presentes, que de suceder serían más interesantes en cuanto a resultados.

Conflictos fronterizos como los que afrontan Nicaragua y Colombia por aguas territoriales, Bolivia por su salida al mar o Perú y Chile en la frontera marítima, atravesarán la Cumbre.

Uno de los invitados especiales será José Miguel Insulza, secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), de la cual fue expulsada Cuba hace décadas por presión de Estados Unidos.

La OEA representa el viejo interamericanismo y la CELAC podría plantearse como el nuevo interlocutor grupal ante las potencias u otras regiones.

"Es una alternativa", evaluó Tinker Salas. "Sirve para presionar el accionar de la OEA, para que responda a los intereses de la región y no solo se someta a los intereses que emanan de Washington, donde reside".

También anunció su presencia el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, un gesto diplomático de primer nivel.

Mientras tanto, las autoridades cubanas se muestran listas para recibir a sus invitados en la Cumbre.

"En este último año siento que se ha avanzado significativamente el reconocimiento internacional de la CELAC como el único interlocutor que puede hablar a nombre de la América Latina y el Caribe", dijo el canciller Bruno Rodríguez a periodistas que cubrirán el evento.

___

Los corresponsales en México, Eduardo Castillo y Vivian Sequera en Colombia contribuyeron con este reporte.

___

Andrea Rodríguez está en Twitter como: www.twitter.com/ARodriguezAP