Orellana marca dos y amarga el debut de Calderón

El debut del timonel argentino Gabriel Humberto Calderón al frente del Betis no fue afortunado y el equipo verdiblanco sufrió el viernes su 11ra derrota en los últimos 14 partidos, 4-2, ante el Celta de Vigo, que celebró el primer doblete en la liga española del chileno Fabián Orellana.

La tercera victoria de local del conjunto celeste llegó a expensas del colista con apenas 11 unidades en 21 fechas.

El Betis, además, cobró ventaja con el gol de Rubén Castro a los 17 minutos, pero Orellana empató a los 22, Charles amplió a los 31 y el chileno repitió a los 39, previo al cuarto de Nolito (73) y tardío recorte de Castro (78).

"Ya sabía dónde venía y el problema que tenía. Vine con la fuerza necesaria para luchar hasta que matemáticamente el equipo esté descendido", aseguró Calderón, quien fue jugador bético entre 1983 y 1987, y se declaró molesto con la actuación arbitral. "Nos quedan 18 finales y tenemos que ganarlas todas. Cada error te resta", concluyó.

El Betis suma sólo tres puntos en las últimas 14 fechas y, con el fichaje de Calderón el lunes tras el cese de Juan Carlos Garrido, acumula tres entrenadores.

El Celta, con 22 puntos, clasifica 13ro.

Barcelona y Atlético de Madrid lideran la tabla de posiciones con 51 puntos, aunque los azulgranas ocupan el primer lugar por mejor balance goleador. Ambos juegan el domingo contra el Málaga y el Rayo Vallecano, respectivamente, mientras que el Real Madrid, tercero con 50 unidades, enfrenta el sábado al Granada.

La cosas se pusieron de cara pronto para Calderón y el Betis con el primer tanto de Castro, quien tardó poco más de un cuarto de hora en perforar el arco de Yoel Rodríguez, entrando con todo para empujar un centro desde la derecha de Juanfran Moreno.

Curiosamente, el goleador no celebraba un tanto en liga desde la primera vuelta cuando también le marcó al conjunto celeste, pero ni el tanto fue una señal ni el marcador duradero, pues el Celta empató poco después por vía de Orellana, quien cabeceó una excelente comba de Rafinha, bombeando el balón sobre el arquero argentino Guillermo Sara.

Al colista le entró entonces temblor de piernas y pulso acelerado, pésima combinación que se vio reflejada en la pobre colocación de los centrales en el 2-1 anotado por Charles, libre cabeceador de un cruce de Hugo Mallo.

Paralizado el equipo de Calderón, el enésimo arribo por banda derecha generó el tercero, con mayor infortunio de la zaga en el mal despeje de Moreno, rebote en Paulao, cesión de Charles y disparo final al rincón, colocado e inapelable, de Orellana.

El central Antonio Amaya pudo recortar por el Betis al filo del descanso, pero su mecánico remate se marchó fuera por un palmo y los verdinegros siguieron expuestos al talento organizativo de Rafinha y desborde de Orellana, quien sirvió un fino pase a Alex López, desafortunado en la definición.

Ante tanto despropósito bético, el cuarto fue obra de Nolito, bien asistido por Charles, mientras que Castro se benefició del relajo local en un tiro libre para recortar y Calderón acabó lamentando también la expulsión de Cedrick Mabwati en los descuentos.