Juez mantiene demanda sobre licencias en Nebraska

La lucha para que Nebraska conceda licencias de conducir a aquellos inmigrantes que llegaron a Estados Unidos con sus familias cuando eran niños se anotó una pequeña victoria, luego que un juez mantuvo una demanda contra el gobierno estatal por negarse a otorgar esos documentos a los también llamados "dreamers".

El juez de distrito Jeffre Cheuvront emitió el fallo el miércoles, informó el periódico Lincoln Journal Star (http://bit.ly/M33rnn ).

En agosto de 2012, el gobernador republicano Dave Heineman declaró que Nebraska negaría las licencias de conducir a los inmigrantes que tenían la posibilidad de evitar una deportación y trabajar en Estados Unidos como resultado de un programa que suspendió temporalmente las órdenes de deportación para "dreamers". Varios meses después dijo que Nebraska defendería vigorosamente su política, incluso si el estado era demandado.

La Asociación Nacional para la Defensa de los Derechos Civiles (ACLU por sus siglas en inglés) presentó la demanda en junio a nombre de cuatro residentes de Omaha. La querella dice que las autoridades de Nebraska violaron la ley estatal que requiere que las agencias estatales pasen por una audiencia pública y un periodo para acotaciones antes de hacer cambios importantes a las reglas estatales y regulaciones. La demanda dice que la ley también viola el derecho al proceso justo contemplado en la constitución estatal.

Cheuvront dijo en su fallo del miércoles que "aunque es verdad que no hay un derecho constitucional a tener una licencia de conducir, también es verdad que ese tipo de licencia no puede ser negada basándose en una clasificación fuera de la ley".

Ante el fallo, la abogada de la ACLU Christine Sun dijo que la organización "confía que la corte concluirá que la clasificación del gobierno (de Nebraska) es ilegal y el caso debe proseguir".

Una vocera de la oficina del fiscal de Nebraska no contestó inmediatamente los mensajes que se le enviaron el viernes en busca de declaraciones. La oficina representa al estado en el caso por las licencias.

La demanda de la ACLU, presentada en la corte de distrito del condado de Lancaster, fue la segunda en surgir por la negativa del estado a emitir las licencias.

El Fondo Mexicano Estadounidense para la Defensa Legal y la Educación (MALDEF por sus iniciales en inglés) demandó al estado en un tribunal federal a nombre de una mujer de la ciudad de Nebraska, argumentando que la política del estado viola su derecho constitucional a la protección igual y es inconstitucional porque está por debajo de la ley federal.

Los solicitantes para el programa de suspensión temporal de deportación deben haber llegado a Estados Unidos antes de cumplir 16 años y ser menores de 30 años, haber permanecido en el país por lo menos cinco años continuos, estudiar o haberse graduado de una secundaria o un programa de certificación de secundaria o haber servido en el ejército. También se les permite solicitar un permiso de trabajo renovable de dos años de duración.

___

Interactivo AP: http://hosted.ap.org/interactives/2013/reforma-migratoria