Argentina: autorizan vender dólares a particulares

El gobierno argentino flexibilizó las restricciones a la comprar de dólares al anunciar que a partir del lunes los particulares podrán adquirir la divisa con fines de atesoramiento de acuerdo a los ingresos declarados.

El jefe del Gabinete, Jorge Capitanich, y el ministro de Economía Axel Kicillof dijeron el viernes en una rueda de prensa que la medida se adopta porque el precio de la divisa alcanzó "un nivel de convergencia aceptable" según los objetivos de las políticas económicas.

Las restricciones a la compra de la moneda estadounidense comenzaron a fines de 2011 debido a la fuga de divisas. Fueron en aumento hasta que se permitieron únicamente y de forma muy restringida a los particulares que alegaban que los necesitaban para viajar al exterior, aunque debían pedir un permiso previo a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

A partir del lunes, los particulares no tendrán que alegar que la compra de dólares es con fines turísticos aunque seguirá rigiendo la obligación de demostrar ante la AFIP que cuentan con ingresos suficientes para comprar las divisas.

El dólar llegó el jueves a los 8 pesos, aunque finalmente terminó cotizando a 7,75 pesos en el mercado oficial tras la intervención del Banco Central, en el marco de una agresiva estrategia de devaluación para corregir el atraso cambiario, por la cual dicha entidad financiera limitó sus operaciones en el mercado cambiario. La devaluación del peso fue la mayor respecto a la moneda estadounidense desde marzo de 2002, cuando el país sufría una grave crisis.

El gobierno condicionó la futura compra de dólares por los particulares a la capacidad contributiva de los que los soliciten. "Se va a autorizar compras de dólares para tenencia de personas físicas de acuerdo a los ingresos declarados", dijo Capitanich.

Tras el anuncio del gobierno, el dólar oficial avanzaba el viernes hasta los 8,13 pesos, después de haber tocado los 8,50. En tanto el dólar paralelo o ilegal retrocedía de 13 a 12 pesos en una plaza con tendencia a la especulación, según las autoridades.

Además el Ejecutivo anunció que a partir del lunes se disminuirá de 35 a 20% la retención para los compradores de dólaresa y para los que realicen compras en el exterior con tarjetas de crédito y débito, que luego puede ser reintegrada en la declaración jurada de impuestos anual.

Las restricciones a la compra de divisas motivaron la aparición de un mercado paralelo del dólar, al que acuden los ahorristas.

Después de anunciar la medida, Kicillof, dijo a Radio Continental que se busca "generar más equidad en el asunto cambiario" y "dar alguna certidumbre, sobre cómo vienen las variables principales" de la macroeconomía "a pesar de que hay intereses muy fuertes atentando contra el proyecto económico".

El ministro denunció que el jueves hubo "un ataque especulativo muy fuerte" contra el peso, luego de que el dólar paralelo saltara a más de 13 pesos, y advirtió que "hay intereses muy fuerte atentando contra el proyecto económico".

Juan Pablo Ronderos, de la consultora abeceb.com, dijo a The Associated Press que "es una exageración (pensar) que se levantó el cepo" al dólar, al señalar que habrá que esperar al lunes para ver la magnitud de las operaciones de compra de divisas que autoriza la AFIP. Sin embargo admitió que la medida anunciada, en principio, "está tomada en el sentido correcto para solucionar las distorsiones de la economía", entre ellas la inflación, que según analistas privados fue de 28% en 2013 y superaría el 30% en 2014.

Ronderos señaló que las medidas de los últimos días, como la que fue anunciada y la drástica devaluación del peso, apuntan a corregir un tipo de cambio atrasado, que supone una pérdida de la competitividad.

Pero para que las medidas sean exitosas y no terminen causando eventualmente en una aceleración de la inflación, "es necesario dar también señales en las políticas monetaria y fiscal, para lo que hay que desacelerar el gasto y hacer más atractivo el ahorro en pesos mediante al aumentos de las tasas de interés".

El economista Orlando Ferreres dijo en tanto al canal Todo Noticias que el gobierno "trata de encontrar un mecanismo para generar confianza en el mercado cambiario" y que "la medida está siempre sujeta a lo que diga la AFIP, según la capacidad de compra (del particular)".

Ferreres puso en duda que las autoridades autoricen una masiva adquisición de dólares debido a que "hay pocas reservas" internacionales. Otros analistas señalaron que el gobierno busca "cerrar la brecha cambiaria" entre los dólares oficial y paralelo y sacar "clientes" del mercado de divisas en negro.

Las reservas del Banco Central han ido disminuyendo en los últimos meses y actualmente están en unos 29.200 millones de dólares. En 2013 descendieron en unos 12.700 millones.