Ejecución de mexicano en Texas desata críticas

Diversos sectores en México lamentaron y criticaron el jueves la ejecución del mexicano Edgar Tamayo en Texas, al considerar que contravino el cumplimiento de fallos de tribunales internacionales y que sienta un precedente que puede afectar a ciudadanos de cualquier país.

Tamayo recibió una inyección letal la noche del miércoles por el asesinato de un oficial de policía de Houston hace 20 años y ahora autoridades mexicanas han anunciado que apoyan a sus familiares para repatriar en los próximos días el cuerpo del hombre de 46 años a su estado natal de Morelos, al sur de la ciudad de México.

Desde Davos, donde participa en el Foro Económico Mundial, el presidente Enrique Peña Nieto dijo que con la ejecución no se respetó un fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que en 2004 pidió revisar los casos de Tamayo y otros 50 mexicanos condenados a muerte porque no habían recibido un debido proceso al no haber sido informados de sus derechos consulares.

"Es un mal precedente ante cualquier caso de cualquier ciudadano, de cualquier nación, la no aplicación del debido proceso", dijo el mandatario, según fue citado por medios mexicanos que lo acompañan en su visita a la ciudad suiza.

El gobierno de Morelos también lamentó la ejecución y criticó a la justicia estadounidense.

"La justicia norteamericana sí utiliza a su favor los tratados internacionales, cuando se trata de defender a sus coterráneos, mas no los hace válidos cuando se trata de ajusticiar a migrantes", señaló.

El gobierno estatal añadió que se instruyó a funcionarios locales a repatriar el cuerpo de Tamayo a Miacatlán, la comunidad de la que es originario en Morelos.

Tamayo fue condenado a muerte por el asesinato del oficial de policía Guy Gaddis en enero de 1994.

Fue declarado muerto 17 minutos después de que le administraron una dosis letal de pentobarbital, a las 9:32 de la noche.

La ejecución, la primera de 2014 en Texas, se retrasó por más de tres horas mientras la Corte Suprema de Estados Unidos sopesaba apelaciones de último momento.