Brasil: Banco Central anticipa alza de intereses

El Banco Central de Brasil advirtió que nuevos aumentos en las tasas de intereses serán necesarios para controlar la persistente presión inflacionaria que sufre el país sudamericano, según un documento divulgado el jueves.

El acta de la última reunión del Comité de Política Monetaria del Banco Central, que la semana pasada aumentó la tasa referencial de intereses Selic a 10,5% anual desde 10%, señaló que la inflación "muestra resistencia" y se proyecta por encima del centro de la meta de 4,5% para el año.

La inflación medida por el índice de precios al consumidor amplio es usado como referencia por el comité del Banco Central para determinar la tasa de intereses Selic. Así, la tasa aumenta para frenar aumentos de precios y disminuye cuando no hay presiones inflacionarias.

Tal índice inflacionario aumentó 5,91% en 2013, por encima de la meta de 4,5% pero dentro del margen de variación de dos puntos porcentuales.

El comité "considera que la elevada variación de los índices de precios al consumidor en los últimos 12 meses contribuye para que la inflación aún muestre resistencia que, a propósito, se ha mostrado ligeramente encima de la que se anticipaba", señaló el acta del comité.

Ante ello, el texto agregó que el Banco Central "entiende que es apropiada la continuidad del ritmo de ajuste de las condiciones monetarias actualmente en curso", una referencia a los aumentos en la tasa Selic adoptados desde el año pasado.

En abril de 2013, la tasa estaba en 7,25%, el nivel más bajo de la historia, pero el Comité de Política Monetario lo aumentó en forma sostenida desde entonces en sus reuniones celebradas cada seis semanas hasta alcanzar el 10,5% actual.

Los aumentos en los intereses han generado preocupación entre empresarios, que temen un impacto negativo sobre la economía después de registrar poco crecimiento los últimos dos años.

Para la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo, el incremento en los intereses marca un mal inicio para 2014 porque indica que la recuperación del crecimiento económico quedó postergada para después.

"Brasil no puede esperar. Necesitamos liberarnos de la política exclusiva de aumentos de intereses y tener como nuevo foco el crecimiento económico. La inflación debe ser contenida, pero es necesario buscar alternativas para combatirla, que no penalice tanto la actividad económica y la vida de las empresas y las personas", comentó Paulo Skaf, presidente de la federación, en un comunicado.