Riesgo de genocidio en la República Centroafricana

Existe un "alto riesgo de crímenes contra la humanidad y genocidio" en la República Centroafricana, dijo el miércoles el asesor especial del secretario general de la ONU para la prevención del genocidio.

Adama Dieng y otros funcionarios de la Organización de las Naciones Unidas rindieron un informe al Consejo de Seguridad del organismo sobre la continua violencia sin precedentes entre cristianos y musulmanes en una de las naciones más pobres del mundo.

Hablaron sobre decapitación de niños, villas enteras incendiadas y un colapso total del orden público, y pidieron el despliegue de más efectivos tan pronto como sea posible.

Pero los funcionarios expresaron esperanza en la elección esta semana de una presidenta interina, la primera mujer que dirige el país en su historia, y en la asistencia humanitaria de 496 millones de dólares comprometida recientemente por donadores internacionales.

Una cifra incalculable de personas han ido asesinadas desde el golpe de Estado ocurrido en marzo de 2013 por parte de rebeldes musulmanes, y la paz previa entre musulmanes y cristianos en la nación mayormente rural sin litoral fue hecha pedazos.

"El nivel de odio entre estas comunidades me horrorizó", dijo Dieng, listando reportes generalizados de ejecuciones sumarias, mutilaciones y violencia sexual entre las "extendidas y masivas" violaciones a los derechos humanos.

Va a ser difícil restablecer la paz "sin hacer frente a la actual cultura de impunidad", agregó.

Los funcionarios de la ONU aplaudieron la aprobación esta semana por parte de ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea de una potencial fuerza militar conjunta de aproximadamente 500 soldados para apoyar a cerca de 1.600 soldados franceses y alrededor de 4.600 africanos que tratan de restaurar el orden.

La ONU no tiene una fuerza pacificadora en ese país, pero existe interés entre los miembros del Consejo de Seguridad.