Enviado de UE: Israel pagará por asentamientos

Un funcionario europeo de alto rango pintó el miércoles un panorama alarmante para Israel si fracasan los esfuerzos de paz en Medio Oriente, al decir que el país podría profundizar su aislamiento económico si continúa con la construcción de asentamientos judíos.

Los comentarios del embajador de la Unión Europea Lars Faaborg-Andersen fueron la descarga más reciente en una guerra de palabras crecientemente beligerante entre Israel y la Unión Europea sobre la construcción de asentamientos. La semana pasada, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu acusó a la UE de señalar injustamente a Israel por la construcción de asentamientos, mientras que no toma en cuenta las transgresiones de los palestinos.

Un número pequeño pero creciente de negocios y fondos de pensión europeos han comenzado a disminuir inversiones o limitar el comercio con compañías israelíes involucradas en los asentamientos en Cisjordania. Aunque Europa está interesada en mejorar sus ya cercanas relaciones con Israel, Faaborg-Andersen dijo que podría crecer el impulso para más sanciones si fracasan los esfuerzos de paz.

"Hemos dejado en claro a las partes que habrá un precio a pagar si estas negociaciones se tambalean", señaló. "Si Israel continúa con la expansión de asentamientos... me temo que lo que ocurrirá es una situación en la cual Israel se encontrará cada vez más aislado, no necesariamente por cualquier decisión tomada a un nivel de gobierno, sino debido a decisiones tomadas por una cantidad innumerable de actores económicos privados". Agregó que esto podría incluir compañías, fondos de pensión o consumidores que podrían rechazar productos de asentamientos.

Faaborg-Andersen dijo que tal acción es resultado de consideraciones comerciales y un enfoque creciente en "responsabilidad social corporativa".

Pero indicó que además funcionarios europeos han realizado debates sobre posibles acciones amplias de la Unión Europea, como la etiquetación e incluso prohibición a productos de asentamientos que son exportados a Europa. Algunos países en lo individual ya han impuesto leyes de etiquetación.

"Pienso que es bien sabido que éstos son algunos de los asuntos que hemos estado discutiendo y que hemos estado analizando, realizando ciertas preparaciones al respecto", añadió.