Venezuela elimina tasa preferencial para viajeros

El gobierno venezolano eliminó el miércoles la tasa de cambio de 6,30 bolívares por dólar para los viajeros, las remesas familiares, las operaciones por internet con tarjetas de crédito, la adquisición de boletos aéreos y los pagos de los reaseguros, los que deberán regirse ahora a la paridad que resulte de las subastas semanales de divisas.

Anunció, sin embargo, que mantendrá los sectores prioritarios de alimentos, agroindustria y salud, en otros, con un tipo de cambio preferencial.

El vicepresidente del área económica y ministro de Petróleo, Rafael Ramírez, anunció que el gobierno decidió pasar los cupos para los viajes al exterior, remesas familiares, transacciones en internet, compras de boletos aéreos por parte de residentes y pagos de reaseguros a la tasa de cambio de las subastas de divisas, que ha estado alrededor de 11,36 bolívares por dólar.

Las operaciones de los viajeros, las compras con tarjeta por internet, las remesas familiares, y las transacciones de reaseguros se habían regido hasta el mes pasado a la tasa de 6,30 bolívares por dólar, que es la paridad que estaba vigente desde febrero de 2013 cuando se realizó la última devaluación.

Ramírez dijo en rueda de prensa que el gobierno decidió eliminar la tasa de cambio preferencial para algunas actividades para darle prioridad a las importaciones de otros sectores como la salud y los alimentos. "No estamos en posibilidad de darle una tasa preferencial para que viajen", dijo el ministro al asegurar que las operaciones de viajeros, tarjetas de crédito, las remesas familiares, entre otras, consumieron el año pasado 8.600 millones de dólares.

Los viajeros anteriormente debían realizar sus trámites de adquisición de divisas ante la estatal Comisión de Administración de Divisas, pero como esa dependencia será eliminada próximamente todo ese proceso será asumido por el Centro Nacional de Comercio Exterior, indicó a la prensa el ministro de Economía y Finanzas, general Marco Torres.

Las autoridades no precisaron los montos de los cupos de divisas de los que podrán disponer los viajeros. Torres dijo que en las próximas horas se difundirá una providencia especial con los cupos para los viajeros y los trámites que deberán seguir para adquirir las divisas que serán ahora mucho más simplificados porque se eliminarán buena parte de los requisitos.

El ministro de Petróleo señaló que los ajustes en el control de cambio se enmarcan en un plan del gobierno para fortalecer el mecanismo de subasta de dólares, que se activó en marzo del año pasado, conocido como Sistema Complementario para la Adquisición de Divisas. Las autoridades acordaron también elevar de 100 a 220 millones de dólares el monto que se subastará semanalmente a través de ese sistema. Para este año el gobierno ha estimado que el sistema manejará un presupuesto de 11.400 millones de dólares de los cuales unos 5.000 millones de dólares irán para las operaciones de los viajeros, las compras con tarjeta por internet, las remesas familiares, y las transacciones de reaseguros.

Ramírez dijo que "más del 80%" de los insumos, productos y servicios -que incluyen importaciones consideradas prioritarias, compras de dólares para estudiantes, pagos de pensiones y jubilaciones, actividades diplomáticas y consulares, casos especiales de salud, e inversiones extranjeras- seguirán a la tasa de 6,30 bolívares por dólar. Para atender estas actividades el gobierno ha estimado un presupuesto de unos 30.600 millones de dólares en el 2014.

El ministro descartó que estos ajustes en el esquema de control de cambio, que está vigente desde el 2003, representen una devaluación, y dijo que "no vamos a ceder a chantaje alguno. El enemigo de esta patria y los que les gusta hacer ejercicio de guerra desde fuera de nuestro país andan con esa matriz (de la devaluación)".

Ronald Balza, profesor de economía e investigador de la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas, afirmó que en Venezuela "existe una devaluación clara" y que se evidencia con la creación de un sistema de "cambio múltiple".

Los analistas estiman que el gobierno ha recurrido a una modalidad de "devaluación por sectores" para tratar de aminorar el impacto de una devaluación generalizada sobre la galopante inflación que impera en Venezuela, que culminó el año pasado en 56,2%.

Las autoridades informaron que el sistema cambiario funcionará con una banda, pero Torres solo indicó que el mecanismo tendrá un piso de 6,30 bolívares y una tasa máxima que resultará de las subastas, pero no precisó si habrá una fluctuación entre las tasas mínima y máxima.

A inicios de año el gobierno pasó las inversiones del sector petrolero y aurífero y las transacciones de los turistas extranjeros a la tasa de cambio de las subastas.

La corporación privada Empresas Polar, la mayor productora de alimentos procesados del país, advirtió el miércoles que su producción está en riesgo ante el retraso del gobierno en la entrega de las divisas necesarias para importar materia prima e insumos.

_______

El periodista de AP, Jorge Rueda contribuyó a este despacho desde Caracas.