Ucrania: oposición lanza ultimátum

Líderes de la oposición de Ucrania lanzaron el miércoles un escueto ultimátum al presidente Víktor Yanukovich para convocar a elecciones anticipadas en un plazo de 24 horas o enfrentar más descontento popular, después de que al menos dos manifestantes murieron en enfrentamientos con la policía en una sombría escalada de una crisis política que ya cumple más de meses.

Las muertes de los manifestantes, las primeras desde que las protestas en gran medida pacíficas comenzaron en noviembre, alimentaron los temores de que las manifestaciones diarias destinadas a derrocar al gobierno por su decisión de rehuir a la Unión Europea para estrechar los lazos con Moscú, así como por la violaciones de derechos humanos, se podrían tornar más violentas.

Mientras una céntrica calle de Kiev ardía en llamas, cubierta con un espeso humo negro de la quema de neumáticos, y varios miles de manifestantes continuaban enfrentándose con la policía antidisturbios, los líderes de la oposición instaron a decenas de miles de manifestantes en una plaza cercana a abstenerse de actos violentos y permanecer en el principal campamento de protesta las próximas 24 horas.

Exigieron que Yanukovich desintegre el gobierno, convoque a elecciones anticipadas y deseche las duras leyes contra las protestas. Fue precisamente la aprobación la semana pasada de las leyes para reprimir las manifestaciones lo que desencadenó los enfrentamientos violentos.

"Usted, señor Presidente, tiene la oportunidad de resolver este problema. Las elecciones anticipadas van a cambiar la situación sin derramamiento de sangre y haremos todo lo posible para lograrlo", dijo el líder opositor Vitali Klitschko a unas 40.000 personas que desafiaron temperaturas bajo cero en la Plaza de la Independencia de Kiev la noche del miércoles.

Si Yanukovich no cede, "mañana vamos a avanzar juntos. Y si es una bala en la frente, entonces será una bala en la frente, pero de una manera honesta, justa y valiente", declaró otro líder de la oposición, Arseniy Yatsenyuk.

Sin embargo, Yanukovich ha mostrado poca voluntad para alcanzar un acuerdo. Una reunión de tres horas con los líderes de la oposición no consiguió "nada", dijo Oleh Tyahbnybok, quien asistió a la sesión.

Mientras tanto, el gobierno otorgó facultades adicionales a las fuerzas de seguridad, entre ellas la capacidad de cerrar calles y disparar cañones de agua contra los manifestantes a pesar de las gélidas temperaturas. La policía ya ha utilizado cañones de agua, pero insistió en que era sólo para apagar incendios. Asimismo, el gobierno desplegó un vehículo blindado para transporte de personal en el lugar de los enfrentamientos.

Durante los choques del miércoles, la policía antidisturbios golpeó violentamente a los manifestantes y les disparó, dijeron médicos voluntarios y periodistas. El ministerio del Interior anunció que 70 manifestantes habían sido detenidos.

El primer ministro Mykola Azarov dijo que la policía no tenía munición real y responsabilizó a los líderes de la oposición por las muertes.

Funcionarios de salud y policías dijeron que dos personas murieron por heridas de bala durante los enfrentamientos del miércoles por la mañana, mientras que la oposición dijo que hasta cinco personas fallecieron. Oleh Musiy, coordinador del cuerpo médico de los manifestantes, dijo a The Associated Press que cuatro personas murieron a causa de heridas de bala y la quinta murió tras caer desde un pórtico de columnas en un estadio deportivo cerca del lugar de los enfrentamientos. Los funcionarios de salud sostienen que el hombre sobrevivió y está en el hospital. Cientos de personas resultaron heridas en los enfrentamientos, dijo Musiy.

Entretanto, otro manifestante, Yuri Verbitsky, fue encontrado muerto en un bosque de las afueras de Kiev el miércoles, de acuerdo con su sobrina Oksana Verbitska. Sus amigos y simpatizantes creen que fue secuestrado.

Estados Unidos respondió al revocar las visas de funcionarios ucranianos vinculados a la violencia y amenazó con más sanciones, aunque también condenó a los manifestantes radicales de extrema derecha por sus acciones agresivas. La Unión Europea condenó la violencia y dijo que también sopesaba medidas contra el gobierno de Kiev.

La crisis política en Ucrania comenzó a finales de noviembre después de que Yanukovich se negó a firmar un muy esperado acuerdo de cooperación con la Unión Europea. La decisión detonó protestas de 24 horas en la plaza principal de Kiev, donde los manifestantes han montado un enorme campamento de protestas.