Nicaragua: Entierran a cañero muerto por policía

Decenas de trabajadores asistieron el lunes al entierro de un cañero, quien murió durante el fin de semana de la herida de bala recibida cuando la policía reprimió una protesta en demanda de indemnización por daños a la salud.

Juan de Dios Cortés, de 47 años, falleció después de un balazo en el estómago, de parte de una patrulla de Policía que pretendía desaloja a unos 300 campesinos que habían tomado las entradas del ingenio azucarero para exigir a su propietario, el Grupo Pellas, un resarcimiento por la insuficiencia renal crónica que padecen los cañeros y causa centenares de muertes al año.

En el enfrentamiento también fue herido en el rostro José Ignacio Valladares, de 14 años, quien se encuentra internado un hospital de Managua, hasta donde fue trasladado después de ser impactado por un proyectil.

Paulo Nájera, un dirigente de los manifestantes afectados por el mal, dijo que los hechos sucedieron la noche del sábado cuando bloqueaban el ingreso a las instalaciones del ingenio San Antonio en el municipio de Chichigalpa, unos 135 kilómetros al occidente de Managua.

"Fuimos violentamente reprimidos por fuerzas de antimotines de la policía nacional", dijo Nájera a la AP, y añadió que el resultado fue "un muerto y un jovencito herido, otros trabajadores fueron golpeados y hay varios detenidos de manera ilegal".

"Lo que pedimos es que nos paguen lo justo por el daño que nos han causado en nuestra salud y nos responden con violencia y muerte. Hoy enterramos a Juan de Dios, que iba a morir del mal, pero los policías le adelantaron la muerte porque vinieron y tiraron a matar", añadió.

Martha Mercado Cruz, esposa del obrero muerto, explicó que éste falleció a causa de un impacto de bala que entró a la altura de su costilla izquierda. "La policía no puede matarlos como perros, solo porque reclaman lo justo", dijo al diario digital Confidencial.

Nájera dijo que el gobierno de Nicaragua envió al viceministro de Gobernación, Carlos Najar Centeno, como enlace para que se busque una solución a las demandas que han planteado al grupo empresarial y que han aceptado esperar hasta el jueves de la próxima semana como plazo para que les respondan, de lo contrario volverían a las protestas.

"Estamos cansados de que nos engañen, esta vez queremos que haya respuesta de verdad, hay indignación y hay gente que quiere actuar con violencia, contra la policía, pero vamos a esperar", dijo Nájera.

La policía informó a través de una nota oficial que están detenidos y bajo investigación todos los integrantes de una patrulla policial que se vieron involucrados en los incidentes ocurridos en Chichigalpa.

Según la versión oficial, algunos miembros de una patrulla policial respondieron con disparos, cuando supuestamente fueron agredidos con piedras y morteros artesanales por los protestantes.

Añadió que la patrulla había acudido a Chichigalpa para reducir una protesta de reclamantes en la entrada principal del ingenio San Antonio en labores "de restablecimiento del orden público".

"La Policía Nacional tiene la firme decisión de garantizar que se haga justicia poniendo a los responsables de esta actuación ante las autoridades judiciales competentes para que se proceda conforme a la ley", dijo el comunicado policial.

El director jurídico del organismo no gubernamental Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Gonzalo Carrión, dijo que investigan en detalle lo sucedido, pero que todo apunta al abuso policial.

"Las autoridades del orden no terminan de corregir graves abusos en el empleo de la fuerza", dijo Carrión, quien añadió que "el uso de la fuerza no es así nomás a la loca y terminó matando a una persona".

La insuficiencia renal crónica es un mal endémico que afecta a trabajadores y pobladores de la región occidental del país y de otros países de Centroamérica como El Salvador y Costa Rica.