Perú: Líder de SL en juicio por atentado en 1992

El líder de Sendero Luminoso Abimael Guzmán fue llevado el lunes ante una corte judicial de Perú por un atentado que mató a 25 personas en julio de 1992 y que fue considerado uno de los más crueles en la capital del país.

Tras siete años de no ser visto por la prensa, Guzmán, de 79 años, reapareció con sus clásicos lentes de medida vistiendo prendas oscuras frente a la jueza Mercedes Caballero del Segundo Juzgado Penal Nacional. Lo acompañaba una decena de reos --entre ellos su esposa Elena Iparraguirre-- quienes fueron miembros de la cúpula senderista.

La sala judicial, protegida de la prensa por una gruesa pared de vidrio, funciona en la misma cárcel militar junto al Pacífico donde Guzmán está recluido desde septiembre de 1992 cuando fue capturado.

La fiscalía pidió que Guzmán y los otros diez procesados sean condenados a cadena perpetua por el atentado del 16 de julio de 1992, cuando dos automóviles cargados con media tonelada de explosivos destruyeron una calle de un distrito residencial de Lima, matando a 25 personas e hiriendo a 155. Guzmán fue condenado a perpetuidad en 2006 por la muerte de 69 campesinos en 1983 y el nuevo juicio no varía su situación carcelaria, según los expertos.

El abogado de Guzmán, Alfredo Crespo, dijo a la jueza que no hay pruebas que demuestren que su defendido y los otros diez acusados ordenaron el atentado. Sostuvo que quienes decidieron el ataque fueron miembros de "un organismo inferior" de Sendero y que Guzmán se enteró después.

En entrevista posterior por teléfono con The Associated Press, añadió que siete autores directos del atentado fueron sentenciados anteriormente y que "en el fondo se trata de una persecución política" para que "continúen en prisión" al menos dos miembros de la cúpula de Sendero que cumplieron en 2013 sus condenas de 25 años por terrorismo.

Crespo afirmó que Guzmán comparecerá el viernes en la misma sala judicial de la cárcel donde es encausado, en otro proceso por el asesinato de 104 campesinos en Soras, en las montañas de la región andina de Ayacucho en 1984.

Sendero Luminoso fue descabezado con la captura de Guzmán, pero decenas de combatientes actúan en el Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro, donde es mínima la presencia del estado en las áreas de educación, salud y justicia y donde el narcotráfico domina la economía cotidiana de esa parte del país.

El conflicto armado interno que enfrentaron principalmente a las fuerzas de seguridad y Sendero dejó unas 70.000 víctimas entre 1980 y el 2000, según el informe de una Comisión de la Verdad.