Explosión en fábrica en Omaha deja dos muertos

Una explosión provocó el colapso parcial de una planta procesadora de alimentos para animales en Omaha, matando a por lo menos dos personas y provocando heridas a 10, dijeron las autoridades.

La búsqueda de cadáveres en la planta International Nutrition avanzaba con lentitud el lunes e incluso tuvo que ser suspendida en la tarde. El teniente de la policía Darci Tierney dijo que ya fueron contadas las 38 personas que estaban dentro de la instalación y descartó que aumente la cifra de fallecidos.

Durante casi todo el día, las autoridades no quisieron decir cuántas personas habían fallecido mientras investigaban qué sucedió. En total, dijeron que dos murieron y 10 fueron hospitalizadas, mientras que siete estaban lastimadas pero que no quisieron recibir atención. Los otros 19 lograron escapar.

Las autoridades dijeron que Keith Everett, residente de 53 años de Omaha, es uno de los fallecidos. El nombre de la otra víctima no fue dado a conocer.

Los equipos de búsqueda y rescate trabajaron todo el día para estabilizar la construcción y recuperar el cadáver de una der las víctimas.

Sin embargo, la combinación de vientos fuertes, temperaturas bajas y una estructura inestable y peligrosa obligaron a los socorristas a suspender operaciones antes de que pudiera ser recuperado el cuerpo de la segunda víctima, dijo el jefe de bomberos Bernie Kanger.

Los trabajos se reanudarán el martes por la mañana y había mucho por hacer.

"Tenemos miles de kilos de concreto, concreto reforzado y acero", explicó Kanger. "Esta será una tarea de rescate muy compleja", agregó.

El segundo y tercer piso de la fábrica de alimento para mascotas cayeron sobre el primer piso. Las autoridades todavía no saben qué causó la explosión, pero Kanger dijo que no hay sustancias químicas peligrosas en la planta.

Al momento de la explosión, el lunes por la mañana, había 38 personas dentro de la instalación.

El empleado Nate Lewis, de 21 años, estaba en el primer piso de la planta cuando escuchó el estallido. El edificio se quedó a oscuras y tuvo que usar su teléfono celular como luz para poder atravesar el piso de producción, llegar fuera y ponerse a salvo.

"Yo era empleado de la línea de producción, aunque ya no sé si quiero seguir siéndolo", comentó Lewis, quien trabajaba en la planta desde hace unos cuatro meses.

La fábrica está en una zona industrial visible desde la autopista Interestatal 80 que divide la ciudad más grande de Nebraska. No hay casas cerca y otros edificios fueron evacuados tras la explosión.