Número de víctimas de atentado en Kabul sube a 21

El ataque del Talibán contra un popular restaurante en Kabul dejó 21 personas muertas, dijeron el sábado las autoridades, en lo que constituye el peor acto de violencia contra civiles extranjeros desde el inicio de la guerra hace casi 13 años.

Las víctimas fatales del ataque del viernes contra La Taverna du Liban fueron 13 extranjeros y ocho afganos, todos civiles, en un hecho que podría marcar un giro en la situación de seguridad para las organizaciones internacionales destacadas en Kabul.

El atentado tuvo lugar en medio de un mayor ambiente de peligros y un aumento de los temores entre los afganos hacia el futuro de la seguridad en su país ante los preparativos de las fuerzas extranjeras encabezadas por Estados Unidos para completar su retiro a finales de año.

Entre los fallecidos figuran dos estadounidenses que trabajaban para la Universidad Americana en Afganistán, una persona a la que Naciones Unidas identificó como un estadounidense de origen somalí, dos británicos --el especialista en desarrollo Dharmender Singh Phangura y el escolta Simon Chase_, dos canadienses, dos libaneses, un policía danés, un ruso, un malayo y un paquistaní.

Phangura, que trabajaba con el malayo como asesor para la firma consultora Adam Smith International, iba a postularse como candidato del partido Laborista en las próximas elecciones para el Parlamento Europeo.

También falleció el libanés Wabel Abdallah, representante del Fondo Monetario Internacional, y el ruso Vadim Nazarov, jefe de asuntos políticos en la misión de las Naciones Unidas en Afganistán.

Nazarov era uno de los funcionarios de la ONU de mayor experiencia, hablaba con fluidez lenguas locales y su experiencia se remontaba a la década de 1980. Tres colaboradores de la ONU fallecieron en el restaurante.

El Talibán se atribuyó la responsabilidad del ataque y dijo que fue en represalia por una operación antinsurgente que lanzó a principios de semana el ejército afgano en la provincia oriental de Parwan y que, a decir de los rebeldes, dejó muchos civiles muertos. El Talibán a menudo exagera sus cifras de muertos.

"El objetivo del ataque fue un restaurante frecuentado por extranjeros de alto rango", dijo el portavoz del Talibán, Zabihullah Mujahid, en comunicado enviado por correo electrónico.

El ataque estuvo dirigido contra un lugar "donde los invasores solían comer y beber alcohol con abundancia", agregó.

Dijo que el "atentado de venganza" propinó un "severo golpe de advertencia al enemigo, que éste nunca olvidará.

Las muertes conmocionaron a la unida comunidad extranjera de Kabul, que frecuentaba varios restaurantes considerados relativamente seguros, como el Taverna, en las calles de Kabul en las que a menudo no hay peligro.

El anterior ataque más sangriento contra civiles extranjeros en Afganistán ocurrió el 8 de septiembre de 2012; nueve empleados civiles de una compañía aeronáutica privada perdieron la vida en un atentado que perpetró un suicida cerca del aeropuerto de Kabul.

Las víctimas fueron ocho sudafricanos y un kirguiso.

Por este tipo de hechos de violencia en el pasado, numerosos empleados extranjeros se han marchado del país.

La situación de peligro se ha agravado ante la negativa del presidente Hamid Karzai a firmar un acuerdo de seguridad con Estados Unidos mediante el cual unos 10.000 efectivos militares permanecerían en el país otros 10 años.

___

Los periodistas de The Associated Press, Rahim Faiez, en Kabul; Jan M. Olsen, en Copenhague, Dinamarca, y Cassandra Vinograd, en Londres, contribuyeron a este despacho.

___

Patrick Quinn está en Twitter como www.twitter.com/PatrickAQuinn.