California, en emergencia por severa sequía

California está casi tan seco como nunca había estado. Las marcas de agua están a la mitad de las reservas. Las ciudades están racionando el agua. Los religiosos rezan por lluvia. Los ganaderos están vendiendo a sus animales y los agricultores tienen sus tierras pajizas.

El gobernador Jerry Brown declaró formalmente el viernes que el estado padece de sequía, tal vez la peor que ha sufrido California en un siglo. Hizo el anuncio desde San Francisco en medio de una creciente presión de los legisladores mientras los bomberos enfrentan brotes de incendios forestales en el sur del estado que han hecho que miles de personas huyan de sus casas.

A menos que el estado reciba una importante cantidad de lluvia en los próximos dos meses, podría haber nuevos incendios durante todo el año.

Las reservas en partes del centro y norte del estado estaban más llenas que en el sur de California, pero Brown aun así pidió a Los Angeles su colaboración para conservar y dar una aprobación a la política de agua en el extenso estado.

"La sequía acentúa y pone de manifiesto los conflictos entre el norte y el sur, y entre las partes urbanas y rurales del estado. Por eso, como gobernador, estaré haciendo mi parte para juntar a las personas y salir adelante".

Ganaderos y agricultores en el estado agrícola número uno del país están tomando decisiones difíciles. Algunas ciudades están en riesgo de quedarse sin agua. Y el sondeo de la primera nevada de invierno encontró más páramos que cosas blancas esponjadas.

"Soy ganadero de quinta generación y nunca había visto nada así de terrible en mi vida, ni en la historia de mi familia; nunca así de malo", dijo Kevin Kester, de 58 años. Dijo que los registros de su familia muestran que la peor sequía en el área fue en la década de 1890.

____

Gillian Flaccus está en Twitter como: http://www.twitter.com/gflaccus y Jason Dearen como http://www.twitter.com/JHDearen

____

Dearen reportó desde San Francisco. Los periodistas de The Associated Press Colleen Slevin en Denver, Manuel Valdes en Seattle y Andrew Dalton en Los Angeles colaboraron con este despacho.