Víveres ingresan en dos sectores rebeldes en Siria

El gobierno sirio ha permitido el ingreso de víveres en dos sectores sitiados que disputan las fuerzas en combate cerca de la capital, dijo el jueves el portavoz de un organismo de asistencia, en tanto que activistas afirmaron que los combates librados durante semanas entre las fuerzas rebeldes y un grupo vinculado con al-Qaida han dejado más de 1.000 muertos.

Khaled Iriqsousi, que dirige la Media Luna Roja Árabe en Siria, dijo a The Associated Press que el jueves ingresaron en los suburbios de Damasco de al-Ghezlaniya y Jdaidet al-Shibani suministros suficientes para alimentar durante un mes a 10.000 personas. Ambos sectores se ubican al este y el oeste de la capital de una región conocida como Guta.

El martes, el gobierno sirio y el principal grupo de oposición al que respalda Occidente, la Coalición Nacional Siria, aceptaron permitir el ingreso de asistencia humanitaria hacia algunos sectores sitiados.

El secretario norteamericano de Estado, John Kerry, y el ministro ruso del Exterior, Sergey Lavrov, anunciaron el acuerdo en París. Ambos negocian un avance para aminorar la sangrienta lucha en la que ha quedado inmersa Siria desde el inicio de una revuelta hace tres años. Una conferencia de paz está prevista para la próxima semana en Suiza.

Horas antes, el coordinador residente de Naciones Unidas, Tareq al-Kurdi, había anunciado que los organismos de Naciones Unidas que funcionan en Siria podrían comenzar a entregar la asistencia humanitaria urgente a al-Ghezlaniya y Jdaidet al-Shibani.

Iriqsousi dijo que 30 camiones que transportaban 2.000 cajas de alimentos ingresaron en ambos sectores sin incidente alguno. Cada caja contiene unos 40 kilogramos (88 libras) e incluyen artículos como arroz, lentejas, una fórmula para bebé, mantas y detergentes.

"Es la primera vez que alcanzamos esta zona. Es considerada uno de los accesos a Guta", dijo Iriqsousi por teléfono desde Siria. "Confiamos en que éste sea el principio de mayores esfuerzos de abastecimiento", agregó.

Una de las zonas a las que más afecta la escasez de alimentos en Siria es el campamento de refugiados palestinos de Yarmuk, donde 46 personas han muerto desde octubre de hambre, enfermedades agravadas por la falta de comida o porque no pudieron obtener asistencia médica.

Iriqsousi dijo que habían fracasado tres intentos recientes para ingresar en el campamento.

"Lo intentamos por diversos caminos y la respuesta fue la misma: balas", afirmó, lo cual deja entrever que especuladores podrían ser los responsables de los disparos porque son los que se benefician de los elevados precios de los alimentos.

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que han muerto más de 1.000 personas en dos semanas de combates entre un grupo vinculado con al-Qaida y otras fuerzas rebeldes.

Desde su inicio, los choques armados en las partes norte y este del país entre el Estados Islámico de Irak y el Levante contra otros grupos insurgentes han dejado 1.069 muertos, afirmó el observatorio, que tiene una red de activistas en todo Siria.