Colombia: se fugan cuatro importantes criminales

La Fiscalía General inició una investigación para establecer las causas de la fuga de cuatro importantes integrantes de bandas criminales, entre ellos la hermana de uno de los más buscados narcotraficante, que se evadieron de una cárcel del noroeste del país y que el presidente Juan Manuel Santos calificó como un hecho insólito.

Los cuatro miembros de la banda de Los Urabeños al parecer utilizaron documentos fraudulentos para obtener la libertad y fugarse de la cárcel El Pedregal en la ciudad de Medellín, explicó la Fiscalía en un comunicado de prensa publicado en su página en Internet.

Los prófugos fueron identificados como Nini Johana Usuga, Rafael Uribe Nieto, Walter de Jesús Castrillón Jaramillo y Merado Peña Bautista.

Usuga es identificada por las autoridades como hermana de Darío Antonio Usuga, alias Otoniel, uno de los narcotraficantes más temidos en Colombia en la actualidad y por quien Estados Unidos ofrece una recompensa de cinco millones de dólares para quienes aporten información que permita dar con su ubicación.

El presidente Santos ordenó la destitución del director de la prisión de El Pedregal y que se investigue en las instancias correspondientes a los tribunales implicados en el caso. El sistema de prisiones depende del Ministerio de Justicia, a quien el presidente dijo que dio la orden de destitución.

Santos dijo que instruyó al Ministro de Justicia, Alfonso Gómez Méndez, para que destituya "en forma fulminante al director de esa cárcel".

El hecho es "caso realmente insólito. Resulta que nuestra policía, nuestras autoridades, la Fiscalía durante muchísimos meses estuvieron en una operación, inclusive con agentes encubiertos, para poner a buen recaudo...a varios de los miembros de esta banda Los Urabeños...(en ese operativo) cayó una de las hermanas de uno de los jefes de Los Urabeños ", añadió el mandatario en declaraciones divulgadas por la Presidencia.

"Y resulta que en una operación fraudulenta...se escaparon de la cárcel como Pedro por su casa", agregó Santos.

No es la primera vez que acusados de narcotráfico escapan de prisión utilizando desde la complicidad interna hasta su poder corruptor con dinero pero también con amenazas e intimidaciones.

Los cuatro fugados, según la Fiscalía, habían sido arrestados a principios de diciembre en Medellín, capital del departamento de Antioquia y a 250 kilómetros al noroeste de Bogotá. En el operativo les fueron incautados 8.000 millones de pesos (4,1 millones de dólares), de acuerdo con la Fiscalía.

Según la Fiscalía, los otros evadidos también son cercanos a alias Otoniel, máximo cabecilla de Los Urabeños.

"Sobre la fuga se estableció que el 26 de diciembre de 2013 se envió un oficio firmado por Natalia Campos Bernal, supuesta secretaria del Juzgado Promiscuo del municipio de Canalete (en el departamento de Córdoba, vecino a Antioquia), donde se ordena la libertad inmediata de los procesados por una supuesta revocatoria de la medida de aseguramiento (detención preventiva) que pesaba en su contra... Por solicitud del Centro de Servicios Judiciales de Medellín el oficio es confirmado supuestamente por el propio juez Ángel Castro Durán", explicó el reporte oficial.

Los cuatro prófugos eran investigados, entre otros delitos, por concierto para delinquir o la asociación de dos o más personas para cometer un número indeterminado de crímenes.

Bandas como Los Urabeños están integradas por narcos, criminales comunes y ex paramilitares, operan en al menos 13 de los 32 departamentos del país y son señalados de narcotráfico, secuestros y extorsiones, entre otros delitos.

Según grupos no gubernamentales como la Fundación Paz y Reconciliación, que estudia el conflicto armado interno, Los Urabeños tendrían al menos unos 2.300 miembros.