México nombra comisionado para estado violento

México nombró el miércoles a un comisionado federal que coordinará las distintas acciones para recuperar la tranquilidad en Michoacán, un estado del oeste del país donde grupos de autodefensa han montado una estrategia para expulsar a los narcotraficantes.

El secretario de Gobernación y responsable del área de seguridad del gobierno federal, Miguel Ángel Osorio Chong, anunció en rueda de prensa que el nuevo comisionado federal será Alfredo Castillo, actual titular del organismo federal responsable de la protección a la gente de abusos de establecimientos comerciales.

El comisionado, dijo Osorio, será el "encargado de coordinar los esfuerzos institucionales para restablecer las condiciones de seguridad y de desarrollo de la entidad" a partir de que grupos de autodefensa han incrementado esfuerzos para enfrentarse contra el cártel de los Caballeros Templarios.

Castillo, de 38 años, dijo que buscará que en Michoacán se aplique un enfoque "novedoso" para recobrar la tranquilidad en el estado, aunque no dio detalles. Consideró, sin embargo, que el uso de la fuerza es insuficiente para combatir al crimen, por lo que también se necesita generar las condiciones de bienestar necesarias para el desarrollo de la población.

"Es urgente recuperar la vigencia real del estado de derecho, combatir la impunidad y proteger el patrimonio de todos los habitantes", dijo Castillo.

Castillo, quien también fungió como fiscal del estado de México de 2010 a 2012, dijo que la labor es "compleja" pero que está determinado a devolver la seguridad a los michoacanos para que puedan regresar a sus actividades cotidianas.

Michoacán ha padecido en los últimos años la violencia del narcotráfico pese a intentos de autoridades federales para inhibirla con el envío de militares y policías federales.

En los últimos meses la situación se complicó más cuando surgieron grupos civiles de autodefensa para intentar defenderse de ataques y extorsiones de Los Caballeros Templarios, el cártel de las drogas que opera en Michoacán.

Autodefensas y narcotraficantes han sostenido diversos enfrentamientos, que se recrudecieron en los últimos días, lo cual llevó al gobierno a anunciar apenas el lunes un nuevo despliegue de militares y policías federales y su intención de asumir el control de la seguridad pública en Tierra Caliente, la zona del sur de Michoacán más afectada por la violencia.

"Michoacán... ha sufrido por años un deterioro social y un debilitamiento institucional que todos debemos entender desde sus raíces para poderlo resolver en sus consecuencias", dijo Osorio.

El secretario aseguró que el gobierno entiende que la única manera de recuperar la confianza en las autoridades es dar resultados en Michoacán. Y en un aparente intento de que se avanza en ese camino, dijo que un miembro de un grupo criminal al que no identificó fue detenido y que se daría a conocer su nombre.

"El regreso de la confianza se dará a partir de resultados, eso nos queda perfectamente claro", señaló Osorio, quien añadió que tienen identificados a tres líderes de un cártel de las drogas y varios de sus lugartenientes, aunque no dio nombre.