Amnistía Internacional: Arrestan a gays en Nigeria

Una cacería de brujas contra homosexuales ha llevado a arrestos en al menos cuatro de los 36 estados de Nigeria, informó Amnistía Internacional el miércoles, al tiempo que culpó de esta situación a una ley que criminaliza a las organizaciones gay y sus reuniones, así como el matrimonio del mismo sexo.

Amnistía Internacional dijo que el irrespeto a los derechos humanos de la ley es similar al de los dictadores militares que gobernaron el país más poblado de Africa hasta 1999.

Los defensores de los derechos humanos en Nigeria dijeron que temen que haya una mayor persecución de los homosexuales bajo la nueva ley en un país notablemente corrupto, donde la policía suele hace arrestos para exigir dinero y chantajear a sus víctimas.

"Con una simple firma, el presidente (Goodluck) Jonathan ha convertido a Nigeria en una de las sociedades más intolerantes del mundo", dijo Amnistía Internacional, con sede en Londres, en un comunicado en el que pidió que la ley sea derogada inmediatamente.

The Associated Press reportó el martes que 38 personas fueron arrestadas en el estado norteño de Bauchi desde Navidad, y algunos han sido acusados en la corte de pertenecer a organizaciones gay.

Amnistía dijo que 10 personas han sido detenidas desde el lunes en cuatro estados del sur.

La organización dijo que la policía en Bauchi confirmó que tiene una lista de sospechosos de tener una orientación sexual minoritaria que están siendo vigilados y también están siendo usados para "descubrir quiénes son sus víctimas".

Jonathan promulgó la ley a pesar de las condenas internacionales. Nigeria tenía ya una ley que señala que la sodomía es ilegal y los homosexuales suelen ser linchados y golpeados a muerte, o ejecutados legalmente al ser lapidados bajo la ley islámica Sharia que gobierna nueve de sus 36 estados.

Esto ha llevado a que algunos críticos señalen que el asunto se está usando con fines políticos en un país profundamente dividido por las religiones y sus grupos tribales que llevan a enfrentamientos mortales. Los más de 160 millones de habitantes de Nigeria están casi divididos a la mitad entre el norte musulmán y el sur cristiano, pero todos están unidos en la condena a la homosexualidad.

La ley prohíbe las asociaciones homosexuales y señala penas de 14 años en prisión por casarse.